Mascherano, entre la definición de su futuro, las lesiones y la falta de regularidad

Comentarios()
Getty
El Jefecito reconoció que lo preocupan las lesiones y que, a sus 33 años, necesita "jugar cada siete días" para tener regularidad de cara al Mundial.

El futuro de Javier Mascherano es uno de los temas del momento en el mundo Barcelona. Aunque desde la institución manifestaron que no tienen intención de que se marche, el propio jugador tiene claro que está llegando el final de su etapa en el club catalán.

"Uno tiene que buscar su felicidad, buscar el camino donde se sienta pleno, que sienta que es importante en lo que hace. No sé qué va a pasar, pero tampoco creo que uno tenga que estar alimentando todo este juego mediatico. No voy a entrar en eso, ni el club ni yo lo merecemos", analizó Masche, en charla con TyC Sports, y agregó al respecto: "El día que sea un problema, prefiero irme, soy de las personas que unen, esto es un deporte colectivo, es ser parte de algo, asumir roles, no querer tener un lugar que no corresponde".

El artículo sigue a continuación

El Jefecito admitió que "hace un tiempo" que viene hablando del tema con los dirigentes del Barça: "Es la realidad que me toca vivir, no es culpa de nadie. Trataremos de llegar a una conclusión que sea beneficiosa para todos. Uno no puede negar la realidad, tiene que asumirla: yo he perdido el protagonismo que tuve los años anteriores, pero es algo que tenemos que solucionar. Tengo muy buena relación con la directiva".

De la mano de su deseo de reencontrarse con el camino de la felicidad, el mediocampista argentino reconoció que lo preocupa cómo afecta en su físico no jugar con regularidad: "Lo que más miedo me da es que en los últimos once meses tuve cinco lesiones musculares y nunca había tenido lesiones en mi carrera. Durante diez años estuve acostumbrado a competir cada tres días y en el ultimo año eso no pasó. A mi edad necesito tener una cierta regularidad, jugar cada siete días; al hacerlo cada 15 o 20, empieza a complicar".

En la misma línea, dejó en claro que su cabeza está en Rusia 2018, la última oportunidad que tendrá con la Selección: "Lo hablé con preparadores físicos y esa puede ser una de las razones por las que llegan los lesiones, eso me preocupa: cuando te lesionás a los 33 cuesta más, requiere de un tiempo de recuperación, de volver a agarrar el ritmo. Seis meses pasan muy rápido, el Mundial está a la vuelta de la esquina".

Próximo artículo:
Hristo Stoichkov se mofa de Arbeloa grabando un vídeo con un cono en la mano
Próximo artículo:
Boateng, un príncipe en la sombra
Próximo artículo:
"Si Messi se ilumina contra el Sevilla, habrá que poner a un francotirador con un dardo de anestesia"
Próximo artículo:
Presidente del Cardiff: "Estamos muy preocupados por Emiliano Sala"
Próximo artículo:
La crisis del Celta: ¿Cardoso resistirá en el puesto?
Cerrar