Presnel Kimpembe, la estrella del futuro que no ha costado un céntimo al PSG

Getty
En un club acostumbrado a los grandes fichajes, un producto de su cantera se está convirtiendo en un futbolista formidable.

Cuando el Nantes visitó al Paris Saint-Germain esta temporada, el entrenador Claudio Ranieri amenazó con “estacionar dos autobuses” en el Parc des Princes.

Derrotado por 4-1, el técnico italiano intentó una estrategia diferente durante el partido del domingo pasado, empleando un estilo de presión desde arriba para tratar de arrinconar a sus rivales.

El experimentado entrenador quizá esperaba afectar al joven par de centrales formado por Marquinhos y Presnel Kimpembe, pero por el contrario los dos fueron los mejores jugadores de su equipo en una tarde en la que Neymar y Thiago Silva no estaban presentes.

Presnel Kimpembe Adrien Rabiot 20082017

Kimpembe, en particular, probó con su desempeño que puede ser una opción a largo plazo viable para el PSG, mostrando todos los atributos que lo han llevado a ser parte de la rotación de Unai Emery detrás de los dos centrales brasileños: compostura, lectura del juego y atleticismo.

Su crecimiento se debe en gran medida a la paciencia y persistencia. A diferencia de Adrien Rabiot, otro graduado de la academia del PSG que también ha logrado hacerse con un puesto regular en el equipo, Kimpembe no estaba señalado para grandes cosas cuando era más joven. 

Su primera oportunidad llegó de la mano de Laurent Blanc durante la temporada 2015-16, cuando el PSG ya tenía una gran ventaja en la Ligue 1 ,y debido primordialmente a que Thiago Silva estaba lesionado y Marquinhos era manejado entre algodones.

Presnel Kimpembe David Luiz PSG 30072016

Jugando junto a David Luiz, Kimpembe dejó una impresión tan grata que el PSG no tuvo inconveniente en vender a Luiz de vuelta al Chelsea para dejar al juvenil como la tercera opción en la defensa central. 

Lo más impresionante del crecimiento del jugador de 22 años ha sido su adaptabilidad y madurez. Originalmente un lateral izquierdo que fue transformado en defensa central, ha encarado cada desafío frente a él con la sangre fría de un veterano.

Sin lugar a dudas el mejor partido de su carrera a la fecha fue la temporada pasada, en la ida de los octavos de final de la Champions League ante el Barcelona. Su labor fue marcar a Lionel Messi, tarea que cumplió a la perfección en el que increíblemente era su partido debut en la competición. 

Presnel Kimpembe PSG Barcelona Champions League 14022017

“Es el partido en el que he tenido menos presión en mi vida”, dijo a L’Equipe

“El día anterior, leí las opiniones en redes sociales, en los periódicos: ‘Oh, lo van a matar.’ Es algo que me hace más fuerte. Siempre quiero demostrarle a la gente de lo que soy capaz. Las críticas son el combustible que necesito”.

En el partido en el que el Barça logró La Remontada ganando la segunda vuelta por 6-1, Kimpembe estaba de vuelta en el banquillo.

“Las cosas empezaron a cambiar seis meses antes de eso”, dijo. “Ese partido fue como un momento Eureka. 

“Antes de ese juego, la gente decía: ‘Él tiene que jugar bien en el siguiente juego, luego tiene que jugar bien en el siguiente juego’.

“Tras jugar tan bien en ese partido, la gente empezó a decir: ‘Vale, él puede hacerlo’”.

Presnel Kimpembe PSG 07012018

De hecho, desde ese partido el 14 de febrero de 2017, la reputación del joven jugador crece rápidamente, si bien aún no recibe el reconocimiento que quizá merece.

“Quizá es porque no soy una gran estrella que costó 50 millones de euros, siempre he tenido algo qué demostrar”, indicó. “Para los jóvenes que salen de la academia siempre es así, pero eso no es algo malo”. 

Kimpembe aún no hace su debut con selección mayor; él y Yuri Berchiche son los únicos jugadores habituales en la rotación de Emery en no jugar como internacionales. 

Eso probablemente cambiará pronto, y si sigue progresando a este paso, quizá se encuentre en la lista de Didier Deschamp para la Copa del Mundo 2018 en Rusia.

Cerrar