Noticias En vivo
UEFA Champions League

La pegada del Ajax y la mala suerte condenan al Valencia

17:55 CLST 02-10-19
Daley Blind Maxi Gomez Valencia Ajax UCL 02102019
Los che merecieron más en un duelo marcado por los errores propios de Cillessen y de Parejo en una suerte como los penaltis donde no suele fallar.

El Valencia no pudo sumar su segunda victoria consecutiva en la UEFA Champions League y, tras la hazaña lograda en Stamford Bridge contra el Chelsea, cayó con estrépito por 0-3 en la visita del Ajax en Mestalla en un duelo en el que los che no hicieron méritos para sufrir un castigo de esta magnitud.

El partido empezó cuesta arriba gracias a un potente disparo de Ziyech que la mala colocación de Cillessen y su peor estirada acabaron convirtiendo en un golazo. Sin embargo, los de Celades no acusaron el mazazo del tempranero 0-1 y pudieron empatar en el minuto 25 con un penalti de Edson Álvarez sobre Guedes pero Parejo, el especialista del Valencia en esta suerte, lo mandó a las nubes. Los locales perdonaron y el Ajax, que lució pegada digna de un semifinalista de la Champions, volvieron a castigar su error por medio de una jugada coral en la que Promes marcó placer aunque quedó la sensación de que Cillessen nuevamente pudo hacer más para evitar el tanto.

Antes del descanso, Rodrigo pudo recortar distancias pero su disparo se estrelló en el palo, igual que una preciosa falta de Ziyech que se encontró con el larguero. Tras el paso por los vestuarios, el Valencia salió dispuesto a cambiar su suerte pero se encontró con un inspiradísimo Onana que firmó tres paradones a Ferrán Torres y Rodrigo Moreno y Van de Beek en otra preciosa coral puso el 0-3 que ajustició definitivamente al Valencia.

De hecho, los locales bajaron los brazos en los últimos 20 minutos y el castigo pudo ser peor aunque entre Garay y Cillessenn lo evitaron. Tras 0-3, el Valencia se queda como tercero en su grupo con los mismos puntos pero peor diferencia de goles que el Chelsea, que sufrió pero ganó 1-2 en Lille y el Ajax lidera el grupo con mano de hierra tras dos goleadas en los dos primeros encuentros.