Esto es el clásico rosarino: Pablo Pérez ¡rompió un drone al minuto!

Última actualización
Captura TV

El clásico rosarino se vive en la ciudad con una temperatura muy elevada. Y éste no fue una excepción, en principio, por las condiciones que impuso el Gobierno de Santa Fe para que se dispute en horario nocturno y así evitar aglomeraciones. Pero apenas comenzaba el partido cuando se dio una situación por demás insólita.

Emiliano Vecchio se preparaba para ejecutar un tiro de esquina al minuto de juego y un drone comenzó a rondar el campo de juego con una pequeña bandera que, como se pudo ver, contenía una cargada de parte de los hinchas Canallas. El árbitro detuvo el juego hasta que dejara de volar el artefacto y fue Lucas Gamba quien logró atraparlo, pero faltaba una intervención: Pablo Pérez lo dejó contra los carteles de publicidad, le dio un planchazo para romperlo y, como si fuera poco, le propinó un pelotazo. Rosario en estado puro.

 

QUÉ DECÍAN LAS BANDERAS QUE LLEVABAN LOS DRONES

Banderas Drone Rosario Central Newells

Las banderas recuerdan algunos "hitos" del Canalla del derbi rosarino, ilustrados con el taco de Germán Herrera con el que derrotó 2-0 a la Lepra en la Copa Argentina 2018 que luego ganaría: el mote de "pechofríos" por las finales de Copa Libertadores perdidas en 1988 y 1992, "hijo mío" por la ventaja en el historial, la "palomita" de Aldo Poy, el "Pirulazo" con el cual lo eliminó en la serie de Copa Sudamericana 2005, el "abandono" del clásico de 1997, finalizado antes de tiempo por inferioridad numérica del rojinegro y "Nobiniste", por un clásico de verano en el 2013 en el cual Newell's decidió no presentarse.