Quique Sánchez Flores: “Simeone es intocable, un Atlético sin él es inimaginable"

Comentarios()
Getty Images
El ahora técnico del Shanghái Shenhua repasa su nueva vida, así como todo lo relativo al Atlético de Madrid, el Real Madrid y la selección.

Lorena González

Pregunta. ¿Cómo se está sintiendo en China?

Respuesta. Estoy muy adaptado, y tengo la sensación de haberme encontrado con lo que esperaba: una liga en crecimiento, con jugadores extranjeros determinantes, plantillas de chinos con una base importante. Estoy en el proceso de conocimiento de la competición. Me lo tomo como cuando estuve en los Emiratos, que fui para 8 meses y me quedé 3 años, porque vi que esa experiencia me servía mucho para mi profesión. Es un paso adelante y trabajo con la pasión de siempre.

P. Cómo entrenador, ahora en China, ¿en qué fase cree que está?

R. Despegué hace tiempo en los banquillos, así que ahora es una etapa de reflexión serena y madura, el fútbol está en continua evolución y nos pone al día, con mi staff estamos siempre mirando fútbol y adaptándonos a todas las novedades que van surgiendo. Cada liga tiene sus claves y puntos más significativos que marcan la diferencia.

P. ¿Y usted en qué ha evolucionado?

R. En los últimos 10 años he comprobado que el fútbol te obliga a cambiar el paso, porque se va moviendo novedosamente. Hace 15 años cuando empezaba, el que no sabía dibujar un sistema parecía que no era entrenador. El fútbol estaba dominado por esta idea ofensiva que marca a los equipos refrencia, con el balón en distintas fases, llevarlo con compás y armonía. Ahora es una pelea de estilos, unos apuestan a eso, y otros a jugar más rápido, con procesos mixtos. El Liverpool por ejemplo es un conjunto admirable que realiza un ataque rápido.

P. ¿Un entrenador debe ser fiel a sus ideas sea cual sea el contexto y la plantilla?

R. Las ideas deben mutar porque los escenarios también cambian, así que debemos adaptarnos a la plantilla también. Los contrarios también piensan.

P. ¿Ser un buen entrenador tiene que ver con esa capacidad versátil?

R. En los tiempos en los que estamos,el técnico debe ser un gestor de grupo, porque emocionalmente el fútbol se ha hecho muy sensible, y el estado de ánimo de los jugadores cambia mucho en función de los resultados. Es fundamental la versatilidad en el día a día, con un buen método, buenos entrenamientos... Llevo 16 años gestionando grupos y no me puedo quejar, porque cada año, aunque sea el mismo equipo, el tipo de grupo es diferente. Es importante que vean a su entrenador siempre apasionado para poder calar en tus jugadores.

P. ¿Cómo de tocado le deja un despido?

R La profesión de entrenador es de riesgo, estamos más resultadistas que nunca. Yo cuento con el despido del Valencia en mi segundo año, y con el del Espanyol a falta de cinco jornadas. Pero eso no me hace replantearme mis ideas, sino que de todo se puede hacer una buena lectura y saber por qué ha pasado. Al final, a todos los entrenadores nos toca convivir con el despido, tarde o temprano, no creo que debamos tomarlo muy en serio porque nosotros también dependemos de muchas cosas incontrolables.

P. ¿Por qué es tan difícil conseguir la regularidad en el Espanyol?

R. Yo me quedo con haber pasado alli veinte meses y haberme encontrado bien. Acabé mostrando mi falta de empatía con el proyecto, así que luego no hay mucho más por hacer. Los proyectos de un club van cambiando y cuando no, es porque hay una folosofía de entidad muy clara. Y ese régimen fuerte con el que todos están comprometidos, me gusta. Pero no ocurre en la mayoría de clubes, quizás porque tiene miedo a hablar de sus limitaciones y aceptar que las posiciones en la clasificación pueden ser más mediocres de lo pensado. Y en esas, le pasan la responsabilidad al entrenador, como si fuera el altavoz.

P. ¿Tiene que ver algo con el hecho de convivir en la misma ciudad con el todopoderoso Barça?

R. El crecimiento del Espanyol depende de no tener que mirar al Barcelona. Los pericos quieren crecer aparte. Pero eso es difícil conseguirlo si no se establece una plantilla y se está entre los seis primeros. Eso lleva tiempo, nosotros nos acercamos pero tampoco pensábamos en Europa.

P. ¿Cómo vivió el momento político tan convulso en Catalunya?

R. Noté la sensibilidad de la gente, tengo muchos amigos con diferentes opiniones y respeto todo. Cuando vienes de fuera eres muy susceptible a una situación así, es incómoda, pero venía de un Brexit en Inglaterra... Viajar y vivir en otros países te ayuda a adaptarte mejor a cualquier circunstancia.

P. ¿Asumiría hacerse cargo de un equipo en un contexto negativo como el del Real Madrid?

R. He asumido contextos muy dificles, como en el Atleti pero fui muy feliz durante dos años. Porque a coger un equipo en plena dinámica negativa, te obliga a jugar seis finales en tres meses, a tener fe y ganas de cambiar. De arriesgar. Valdano dice que existen las personas espontáneas y las premeditadas. A mí me gusta ser del primer tipo.

P. ¿Lo más importante que debe afrontar ahora Zidane es una buena gestión de grupo?

R. El respeto de sus jugadores ya lo tiene ganado y el feedback con ellos es excelente. De hecho, la próxima temporada el Real Madrid va a partir con ventaja porque y están adelantando esa campaña, y en estos meses pueden competir sin presión. Además, en lo deportivo, a peor no va a ir ahora. Será un proyecto nuevo, ya se veía venir que el actual no iba a ir bien. Les veo felices con lo que queda y sobre todo, con lo que viene.

P. ¿La estabilidad y los buenos resultados en un club no se van a dar hasta que dirección deportiva y entrenador vayan de la mano?

R. La dirección deportiva ha cambiado mucho, así que la clave es tener una buena organización de club, donde los objetivos estén muy claros para todos y que se acierte en las plantillas que se hacen. Pero como decía Napoléon, dame buenos oficiales, estrategas, que se anticipen, que vayan a la batalla... pero que tengan suerte.

P. ¿Dar autoridad al entrenador es clave para el éxito?

R. Nuestra autoridad va en función de los resultados, siempre. Hasta los jugadores te hablan diferente cuando los resultados acompañan. Lo demás, depende de la fortaleza y convicciones que se tienen cuando las cosas no van bien.

P. ¿Usted también cree que el ciclo de Simeone puede estar finiquitado?

R. Respeto la opinión de todos, pero Simeone en el Atleti es intocable. Lo que ha hecho es extraordinario, pero en la derrota se abusa de criticar una forma de jugar, la misma que les ha dado todo y que ha sido partícipe del cambio de los últimos años. Es inimaginable un Atlético sin el Cholo.

P. Tiene jugadores para poder jugar de otra manera?

R. Cuando te acostumbras a ir ganando, se abre el debate de cómo ganas. Pero los únicos que ven día a día al equipo son los entrenadores. Así que sólo él sábe y Simeone tiene claro su objetivo. De fuera es muy fácil hablar. Los entrenadores cometemos errores, sí, pero nunca nos disparamos en el pie.

P. En la Selección española es momento de...

R. A mí me gusta ver a esta España pero cuando se compite oficialmente de verdad. Estamos ante un cambio generacional, debemos olvidarnos de lo que fuimos en 2008, 2010, 2102... ahora toca ver el nivel que van a dar estos jugadores. Son transiciones difíciles, pero estamos también en un escenario favorable ya que otras selecciones como Holanda, Alemania o Italia están atravesando por el mismo proceso. Los futbolistas de hoy son más físicos, manejan otra técnica, ejecutan a otra velocidad... Para mí, el futbolista inglés es el más fuerte, pero el español es el más completo.

P. ¿Usted qué objetivos tiene a medio plazo?

R. Seguir siendo feliz, y eso no depende del sitio en el que trabajes, sino de las emociones que eso te provoca y espero seguir acertando.

Cerrar