Gareth Bale + Aaron Ramsey = poco más emocionante que Albania

Getty Images
El crack del Real Madrid marcó siete y creó dos de los 11 goles de su país en fase de clasificación, con un equipo defensivo que depende demasiado de él

"Recuerdo sentarme en el vestuario. El estadio era tremendo, era como un club, no había luces en la sala, el techo se venía abajo y nosotros habíamos quedado 6-1. La atmósfera era algo que nunca había vivido. Estábamos abrumados".

Fue aquella noche en Serbia en septiembre de 2012 cuando el entrenador de Gales Chris Coleman se dio cuenta de que tenía que tomar una decisión. Desde su punto de vista, tenía tres opciones: abandonar un trabajo que había tomado solo ocho meses antes; continuar con el juego aéreo de su predecesor y amigo Gary Speed; o empezar a hacer las cosas a su manera. "Tenía dudas sobre si sería capaz de hacer el trabajo", confesó Coleman.

Pero rechazó abandonar. Quería desesperadamente hacerlo según el legado que le había dejado Speed, quien trágicamente perdió la vida el año anterior, pero tenía que aceptar que la única posibilidad de éxito residía en arreglar los problemas defensivos de Gales, hacerla más difícil de batir.

"Cuando tomé este trabajo me ví en una situación complicada", explicó. "Intenté continuar lo que había dejado Gary Speed, pero debí haberlo hecho a mi manera desde el principio. De cualquier manera, tenía presencia, era un gran hombre, pensé que lo mejor sería hacer las cosas a su manera. Pero después de un tiempo decidí hacerlo a mi modo".



Ahora los resultados hablan por sí solos. El 10 de octubre, Gales se clasificó para la Euro 2016, su primer gran torneo desde la Copa del Mundo de 1958. Habían caído derrotados aquella noche por 2-0 en Bosnia-Herzegovina, pero esta vez Gales volvió de los balcanes entre celebraciones en lugar de reproches, gracias a que Chipre había acabado con los sueños de Israel tras ganar por 2-1 en Jerusalén.

Gales encontró su éxito en dos factores: disciplina defensiva y el talento individual de Gareth Bale. Al final de su temporada, Gales había marcado solo 11 goles - solo Albania se clasificó marcando menos - pero solo concedieron cuatro, la mitad de ellos en aquella derrota en Bosnia por 2-0.

Para los sufridores aficionados de la nación, la clasificación de Gales fue emocionante; para los neutrales, un poco menos, tal como evidencia el hecho de que solo Albania y Rumanía están por debajo en el Ranking de Emoción de Goal elaborado por Opta. El Ranking de Emoción es una lista que calcula la emoción que generan las selecciones europeas mediante un algoritmo basado en los disparos.

Los 10 partidos de Gales registraron solo 15 goles en total. Su estrategia era clara: mantenerse firmes en defensa y pasarle la pelota a Bale lo más rápido posible. Aunque parezca simple, fue tremendamente efectivo.



Bale realizó más disparos que cualquier otro jugador en la fase de clasificación y participó en todos los goles de su equipo menos dos, marcando siete y creando otros dos. Además, fueron goles importantes, con el extremo del Real Madrid marcando el gol de la victoria contra Andorra (2-1), Bélgica (1-0) y Chipre (1-0). Además, la táctica de Coleman se basa en que cada jugador trabaje al máximo, incluído su crack de clase mundial.

Bale, patriótico, se sacrificó a él mismo por el equipo. A pesar de las dudas sobre su estado de forma con el Real Madrid, Bale jugó todos los minutos menos tres con Gales durante la fase de clasificación. Incluso después, solo se apartó contra Bélgica, porque estuvo sufriendo calambres durante el anterior cuarto de hora. Además, se disculpó ante Coleman por no haber podido terminar el partido.

Bale no fue el único que puso a su selección por encima de todo. Aaron Ramsey podría haber reaccionado mal después de que Coleman le diese el brazalete de capitán a Ashley Williams, pero el crack del Arsenal aceptó la decisión de su entrenador de buen agrado. Es un gran premio para Williams, que desplegó todo su potencial de manera sensacional en el corazón de la defensa galesa con 574 minutos sin conceder un solo gol hasta la derrota en Bosnia.

Por todo su duro trabajo y unión, Coleman aceptó que Gales no habría podido clasificarse sin Bale. "Todo lo que hicimos sobre el campo fue excelente, pero él es la guinda del pastel... Si no marcas goles, no ganas partidos y debemos dar gracias de tener a un crack así".

Habrá que comprobar si Bale puede volver a hacer lo mismo después de una exigente temporada con el Real Madrid. Así todo, tal como aviso Ramsey, nadie se va a alegrar de enfrentarse a Gales en Francia.

"No vamos a ir solo de visita", declaró el centrocampista. "Hemos sido muy difíciles de batir y eso puede ser muy peligroso en un torneo como la Euro, por lo que vamos a darlo todo. Los mejores países de Europa les gusta tener el balón y atacar, y eso es muy peligroso porque nosotros podemos hacer daño a la contra".

Quizás no sea algo muy emocionante para el aficionado neutral, pero a Coleman no le importa. Él solo quiere seguir haciendo las cosas a su manera, y que pase lo que tenga que pasar.

Próximo artículo:
Mario Martínez seguirá siendo baja en Real España
Próximo artículo:
Betis vs. Espanyol, por Copa del Rey: alineación, convocatoria, día, hora, noticias y TV
Próximo artículo:
Carlos Salcedo está a un paso de fichar por Tigres
Próximo artículo:
Los memes por la llegada de Mauricio Pinilla a Coquimbo
Próximo artículo:
Gonzalo Jara tiene todo listo para llegar a Estudiantes de La Plata
Cerrar