El relevo de Asensio es Take y no James

Comentarios()
(C)Getty Images
El japonés, de los más destacados de la pretemporada del Real Madrid. Destinado inicialmente al Castilla, se está ganando su plaza al lado de Zidane

OPINIÓN

El Real Madrid volvió a naufragar este martes. Esta vez, en Múnich y ante el Tottenham (1-0). Un partido que nunca dio la sensación de poder ganar ante un equipo que ni siquiera necesitó emplearse a tope. Basta con destacar una cuestión: los mejores jugadores en el equipo blanco fueron Keylor Navas y Takefusa Kubo. El portero supuestamente suplente, con nueve paradas de mérito; y el japonés que teóricamente está destinado al Castilla, y que apenas jugó los últimos diez minutos. No hace falta decir nada más. O quizás sí.

El artículo sigue a continuación

Y es que, por lo visto en este mes de pretemporada, todo apunta a que el Real Madrid tiene una joya en sus manos con Take. En su momento fue un fichaje sorpresivo, incluso llegó a tener un punto exótico de puertas hacia afuera. Nada más lejos de la realidad. El japonés huele a crack futuro, y es una auténtica sensación en su país. Una operación estratégica que, como las de Varane o Asensio en su momento, puede ser extremadamente fructífera.

Cualquiera podría adivinar entonces que el Castilla y la Segunda B se le quedarían pequeñas. No sólo por lo visto en este mes, sino sobre todo, porque lejos de ser un caso como los de Odegaard, Vinicius o incluso el de Rodrygo, Take ha crecido en España, en la cantera del Barcelona. Sabe el idioma, conoce el país y no necesita mayor integración a nuestro fútbol. Pese a su insultante juventud, llega al Real Madrid con la mili hecha. Y se palpa en cada entrenamiento y en cada partido. Tiene personalidad y talento de sobra para el nivel del Real Madrid. Especialmente, para el nivel de este Real Madrid tan necesitado de aire fresco.

Es por ello que, en mi opinión, y sobre todo con la baja de larga duración de Marco Asensio, le dejaría un hueco a Take en la primera plantilla para esta misma temporada. Progresivamente, quizás, para que la presión no se desborde, pero le dejaría esa puerta completamente abierta. Más abierta incluso que a James Rodríguez, un jugador por el que el Real Madrid sí puede recuperar algo de dinero y que sigue sin ser del gusto del entrenador. Y sin embargo, a día de hoy, y visto cómo está el mercado, el colombiano parece más cerca de quedarse en el primer equipo que el japonés. Irónico. Pues una revolución nunca puede hacerse con jugadores ya descartados en el pasado. Y Take es ilusión, mientras que James es involución.  

Cerrar