¿Cuántas derrotas más hacen falta para una verdadera revolución?

Comentarios()
Real Madrid Tottenham Audi Cup
Getty Images
El Real Madrid volvió a caer, esta vez ante el Tottenham en la Audi Cup. No hubo ni ápice de rabia para contestar el 7-3 en el derbi. Desilusionante

OPINIÓN

El Real Madrid ha entrado definitivamente en terreno fanganoso. Apenas es 30 de julio, ni siquiera ha comenzado la temporada de manera oficial, pero los síntomas son preocupantes. Muy preocupantes. Y es que, de los primeros cuatro partidos, el equipo de Zidane no ha ganado ni uno solo. Pero no es por los resultados, ni mucho menos, sino sobre todo por la malísima imagen exhibida. Por la desidia. Por la sensación de que el Real Madrid se ha convertido en un equipo vulgar que le ha perdido el vértigo a las derrotas. Porque eso está arrastrando además a las nuevas adquisiciones que han llegado y que debían de traer aire fresco. Y es al contrario, ya que se están contagiando de las mismas malas sensaciones que lapidaron al equipo blanco el pasado curso. Porque éstas no han cambiado. De la manida revolución no hay ni rastro. Y eso es un problemón.

Este martes ante el Tottenham (1-0) se esperaba un Real Madrid enrabietado tras el 7-3 del derbi en Nueva York. Un Real Madrid que demostrase su altura cuando se toma un amistoso en serio. Qué menos. Pero nada de nada. Si no llega a ser por Keylor Navas, hubieran salido goleados. Lo mejor fueron las acciones de Take, y eso a pesar de que el japonés sólo gozó de los diez minutos finales de juego. La defensa es endeble, el centro del campo es inconsistente, y no se vislumbra ni un ápice de raza para, al menos, suplir las deficiencias con carácter. El fallo coral en el gol de Harry Kane es grotesco. Impropio de un reciente tetracampeón de Europa. 

El artículo sigue a continuación

CRÓNICA: TOTTENHAM 1-0 REAL MADRID

Pero el quid de todo no es que pueda suceder un día concreto, sino que estas mismas secuencias, defectos y ausencia de colmillo se vienen repitiendo desde hace más tiempo del que el Real Madrid se puede permitir. Y sin embargo, Zidane sigue manteniendo que tienen “un equipazo”. Desesperante. ¿Cuántas derrotas más hacen falta para que algo cambie de verdad?

Porque efectivamente, sobre el papel, el Real Madrid tiene un equipazo. Pero sobre el verde no es así. Los cambios efectuados este verano no han sido suficientes. La revolución debe ser más profunda aún, visto que los pilares sobre los que se asientan los nuevos refuerzos se antojan carcomidos. Huecos. Vacíos. Y así, la casa se vendrá abajo. El club blanco -y el propio Zidane-, tienen un mes todavía para intentar enderezar el rumbo. Para revolucionar la revolución, si es que ese concepto existe siquiera. Con lo que hay no da. Falta fútbol, y principalmente, falta espíritu. La Historia está llena de revoluciones fallidas. El Real Madrid está a tiempo de salvar la suya.

Cerrar