El Barcelona se sacude la 'messidependencia'

Comentarios()
Getty
El equipo dio carpetazo a la dependencia de su estrella en el Bernabéu, donde por primera vez en 2019 ganó sin los goles de Messi.


EDITORIAL

Los dos partidos que el Barcelona ha disputado -y ganado- en el Santiago Bernabéu han reforzado como ningún otro al cuadro azulgrana, que salió de la Casa Blanca con dos victorias tras haber recuperado el olfato de cara a puerta, no haber concedido ni un solo gol y, quizá lo más importante, después de haberse sacudido de encima la 'messidependencia' que había exhibido el equipo a lo largo de la temporada, con alguna que otra excepción como el 5 a 1 al Real Madrid en el Camp Nou de la primera vuelta, pues por primera vez en 2019 el equipo se impuso a su rival sin necesitar los goles de Leo Messi en ambas ocasiones.

"No me genera ninguna urticaria hablar de messidependencia" admitía Ernesto Valverde a finales de octubre, justo antes de recibir al Inter de Milán sin el rosarino, entonces de baja por una fractura en el radio del brazo derecho. Bendito problema, a fin de cuentas. El mismo que seguramente sufría Phil Jackson en los Chicago Bulls de Michael Jordan que dominaron la NBA en los noventa sin oposición. Es decir, depender del mejor de todos los tiempos ni es un problema ni es una cruz. Es una ventaja que debe resultar crítica en cada partido. Pero lo cierto es que en 2019 esta dependencia se ha notado más que nunca.

messidependencia post Clasico x2

El artículo sigue a continuación

Porque "es evidente que Leo marca el juego del equipo" según señaló entonces Valverde en busca de sentido común. "Parece que cuando te hablan de eso se hace más con la intención de herirte que de otra cosa" comentó para que Jordi Alba le diera la razón. "Es que sustituir a Leo no lo puede hacer ningún jugador, por muy bueno que sea, Messi nos hace jugar a todos, todos esperamos a que Leo resuelva el partido" reveló. Tanto es así que desde entonces al equipo le costó ganar sin Messi y en 2019 ha sido incapaz. Hasta que llegaron los dos partidos en el Santiago Bernabéu.

Messi intervino lo que suele en el Clásico de Liga que el Barcelona ganó 0 a 1, con 84 apariciones. En cambio, el día del 0 a 3 que eliminó a los blancos de la Copa del Rey se dejó ver con el balón en los pies en apenas 62 ocasiones, notablemente menos de lo habitual. Y a pesar de haber intervenido menos Luis Suárez volvió a marcar un hat-trick, como había logrado en octubre -solo cinco días después de recibir al Inter y de que Valverde admitiera que el equipo está en manos de su estrella-. En resumen, con Messi el Barcelona es muy fuerte. Si encima ni siquiera depende de él, puede ser casi imbatible.

En todo caso son datos que deben verse refrendados el próximo sábado en la visita del Rayo Vallecano al Camp Nou y, más especialmente, en la vuelta de los octavos de final de la Champions League ante el Lyon. Si la tendencia se mantiene el Barcelona habrá aumentado sus prestaciones ofensivas porque, números en mano, es muy cierto afirmar que sí, que Messi tira del Barcelona... pero también lo es que cada vez menos, y eso es una magnífica noticia para el barcelonismo. Alguien, muy lejos y hace mucho tiempo, dijo que "es bueno creer en los Dioses pero es mejor no depender de ellos". Pues es justo eso.

Cerrar