Simeone necesita cambiar para seguir ganando

Comentarios()
GettyImages
El técnico se resiste a abandonar el estilo y a los jugadores que le llevaron a ganar LaLiga pero su equipo está lejos de su mejor nivel.

OPINIÓN


El Atlético de Madrid no pasa por un buen momento tras no conseguir ganar en los últimos cuatro partidos y, sobre todo, complicarse mucho su pase a los octavos de final de la UEFA Champions League.

Los colchoneros perdieron ante el Chelsea y empataron a uno ante el Barcelona en el Wanda Metropolitano, dos resultados asumibles, pero no pudo ni marcar un gol ante el Leganés ni ante el Qarabag, dos equipos bien plantados atrás que mostraron las carencias del equipo de Simeone en ataque. El balance no podría ser más pobre, 2 goles en 4 partidos y 3 puntos de 12 posibles.

Provocador: el desafío de Suárez al Atlético Madrid

Simeone no ha podido reforzar este verano su plantilla por una inoportuna sanción de la FIFA y las llegadas de Vitolo y Diego Costa deben elevar el nivel de su equipo. Sin embargo, el argentino también debe dar una vuelta de tuerca a un equipo que no gana ningún título desde hace tres años y que el año pasado ya no pudo competir por LaLiga frente a Barcelona y el Real Madrid.

El presupuesto, el gran argumento que utiliza el técnico para defenderse cuando no llegan a los objetivos esperados, no para de crecer pero el rendimiento colchonero está estancado. Sin ir más lejos en Costa y Vitolo ha invertido 100 millones de euros. Simeone se resiste a eliminar de su columna vertebral a jugadores como Gabi o Godín, que ya no están al mismo nivel que en aquel glorioso 2014, y, por cuestiones más sentimentales que futbolísticas, sigue contando en su plantilla con jugadores lejos del nivel de la máxima élite como Fernando Torres o Juanfran.

Gabi Atletico Real Madrid UCL 10052017

El artículo sigue a continuación

Además, Simeone trató de dar un giro de guión el año pasado al estilo de su equipo con un 4-3-3 que daba paso al talento de Saúl o Koke en el centro del campo o que apostaba por un tridente arriba que favorecía a las virtudes de Griezmann. Sin embargo, tres derrotas ante Sevilla, Real Madrid y Villarreal le hicieron dar marcha atrás para recuperar el doble pivote innegociable con Gabi y sólo Thomas, Lucas o Correa discuten la posición en el equipo de la vieja guardia.

Las consecuencias son evidentes, el Atlético tiene problemas con rivales que se encierran muy atrás y tiene graves problemas para hacer goles. Además, su defensa ya no es tan fiable por el declive de algunos jugadores. Al Barcelona llegó a tenerlo contra las cuerdas pero en cuanto marcó se replegó y acabó el partido con Griezmann defendiendo en su propia área para no encajar el 1-2.

Es evidente que Simeone ha hecho crecer al Atlético para convertilo en uno de los mejores clubes de Europa en el último lustro pero debe renovarse y olvidar el pasado para volver a ganar, ganar y ganar.

Cerrar