Raúl González y su divertida anécdota con Fabio Capello

Comentarios()
Getty Images
El ex capitán del Real Madrid siempre destacó a tres entrenadores del conjunto blanco por encima de otros.

Raúl González Blanco recuerdó con cariño en una entrevista a beIN Sports hace varios meses a tres entrenadores: Jorge Valdano, Fabio Capello y Vicente del Bosque. Del italiano, incluso se atreve a contar alguna anécdota.

La historia de Raúl González, en imágenes

"El Fabio Capello del 96. En ese momento hubo un punto de inflexión. Me ayudó mucho porque fue además cuando debuté en la selección. Su forma de trabajo era muy disciplinada. Era una hora u hora y cuarto de entrenamiento, pero con una intensidad bárbara. Luego ya era más relajado, pero al día siguiente igual. Para él no había bromas. Todo estaba pensado por su forma de trabajar", explicó.

"Recuerdo muchas anécdotas. Aquel verano estaba jugando los Juegos Olímpicos de Atlanta y llamé para ver cuándo empezaba a entrenar y me dijeron que tenía que incorporarme al día siguiente. Además de Capello estaban Suker, Mijatovic... Antes de entrar a entrenar, me puse las botas y no me las abroché. Cuando fui a darle la mano para saludarle, me dijo: "¿Usted no se sabe atar las botas? Al campo no se sale con las botas desabrochadas". Tuve que volver a salir, atarme las botas y ya volví a entrar y le dí la mano. "Póngase a trabajar", me dijo. Me enseñó muchísimo en facetas que no había entrenado antes. Jugué en la banda izquierda, tenía que hacer diagonales, otro trabajo... Marqué muchísimos goles ese año, pero tenía que trabajar más. Fue muy importante", cuenta el ex jugador.

Sobre Jorge Valdano: "Sin ese no habría empezado la historia. Con 17 años tuve la oportunidad de saltar en un campo como Zaragoza y después de haber fallado tantas ocasiones, jugar en el Bernabéu un derbi. Lo fácil hubiese sido seguir jugando en Segunda B. Ahí sentí que tuve otra oportunidad".

Además recuerda su primer gol con el Madrid: "Mi primer gol tenía que ser contra el Atlético de Madrid. Ese día fue maravilloso. Volví 'volando' a casa. No tenía los pies en el suelo. Fue muy emotivo. Pensaba que nadie se iba a atrever a ponerme otra vez. La gente ya había visto lo que había pasado. Era muy joven y el Bernabéu ve lo que ve. Al Bernabéu no le engaña nadie, mucho que los medios de comunicación digan, no se deja influenciar por nada. Les encanta ver a canteranos jugando. Y metí un gol... Fue todo muy bonito. La sensación cuando me iba en el minuto 60, con todo el mundo de pie, fue impresionante".

Por último, también tuvo palabras de elogio para Vicente del Bosque: "Con Vicente, después de unos años complicados, con muchos entrenadores, teníamos un equipo competitivo después de la 8ª. Vino Hiddink, Toshack, fuimos a jugar el Mundial de Clubes y después llegó Vicente y supo darle al equipo la estabilidad que necesitaba. Fue el entrenador que más estuvo en el cargo en los últimos 20 años. Tenía una forma diferente de ver el fútbol. Daba a cada jugador lo que necesitaba para que se sintiese bien".

Cerrar