Noticias En vivo
Pumas UNAM

¿Quién es Nico Castillo, la joya de Pumas que América quiere?

19:47 ART 1/5/18
Nicolás Castillo Pumas Clausura 2018
El chileno cumplió el sueño de tantos, jugar para el equipo sus amores, pero el más importante sigue en espera.

Nico mira al cielo y extiende los brazos, el ritual que repite una y otra vez después de marcar está dedicado a su cómplice, Don Omar Mora. La historia del goleador chileno inició como tantas otras, con un aliado para la aventura de hacerse un espacio en el mundo del balón, en esta fueron dos: sus abuelos. 

Rodeado de apasionados por el juego y especialmente de la Universidad Católica, su talento fue bien acogido. Dice la madre que apenas aprendió a caminar y Nico jugaba en donde fuera, la calle, la casa... con niños más grandes en Defensores de Renca, el equipo creado por su familia en la comunidad, y fue su abuela quien quiso cambiarle la camiseta de Los Cruzados por la de Colo Colo

Se burla de los albos, cuestiona sus victorias, provoca con sus publicaciones y parece mentira que alguna vez haya vestido sus colores. Castillo no niega el escándalo de haber jugado para ellos, su abuela lo llevó a las pruebas cuando apenas tenía 10 años, el talento habló y se quedó hasta que el club detuvo las prácticas por falta de recursos.

Don Omar Mora, el abuelo, hizo lo suyo para regresar a Nico al "buen camino", la distancia de dos horas hasta el campo importó poco. Esa ruta que ya había cubierto como hincha, la repetía ahora con botines y uniforme de la Universidad Católica.

Firmó su primer contrato a los 17 años y el primer sueldo se le acabó en un día de compras navideñas. El abuelo falleció y no alcanzó a verlo vistiendo los colores que le hizo amar desde que lo llevaba al estadio junto a su hermano, pero está presente ahora cuando marca en México, destino provisional rumbo a su meta: el futbol europeo.

El rival se lo perdió, la UC aprovechó al tipo con gran dominio del área que a los 18 años, tras el protagonismo en divisiones inferiores, marcó dos goles contra Colo Colo en la Copa chilena del 2011 y poco después fue nombrado Mejor Jugador Joven de la Copa Sudamericana del 2012. 

Lo siguiente en su historial: estar entre los goleadores del Campeonato Sudamericano Sub 20 del 2013 y aparecer en el XI ideal, justo antes de destacar también en el Mundial de la categoría. Castillo sabe bien que brillar con la selección significaría una nueva salida al futbol europeo, como pasó en aquel entonces, cuando Brujas de Bélgica le ofreció su primera experiencia en el Viejo Continente. 

El lugar era pequeño, no había mucho que hacer, la personalidad de Castillo, como él mismo reconoce, significó un obstáculo; pero principalmente las rotaciones del técnico lo desanimaron, pese a marcar 13 goles en 39 encuentros.

Salió cedido al Mainz de la Bundesliga, bajo disciplina y ritmo exigentes que no pudo hacer rendir para desarrollarse porque una lesión de rodilla lo marginó casi cuatro meses en un préstamo de medio año. Con Bélgica y Alemania marcados en su mapa, probó sin éxito en Italia con el Frosinone, recién ascendido a la Serie A

Pese a que su decisión fue calificada como signo de fracaso, Nicolás Castillo volvió al lugar en donde es amado. La Universidad Católica fue su estación para recobrar fuerza y la fe en sí mismo, también la fortaleza de su equipo para conseguir el título en dos torneos consecutivos. 

Debutó en la selección mayor en 2013, bajo las órdenes de Jorge Sampaoli, pero firmó su momento estelar contra Argentina, cuando se animó a cobrar el segundo penal de la tanda que definió el título de la Copa América del Centenario en 2016. Si bien Nico se niega a adueñarse de la gloria porque no jugó mas que 11 minutos, su osadía fue celebrada en un momento capital de su historia.  

Luego de las conquistas con UC, se incorporó a Pumas. Necesitaban a alguien como él, un delantero letal que apenas llegó, comenzó a mover las cuentas y a pelear codo a codo con los goleadores experimentados de la Liga MX.

Castillo ha caído bien en el equipo, acumula 24 goles en tres torneos y su personalidad encanta a la afición tanto como a él se ha dejado conquistar por la atmósfera; sin embargo, le falta el campeonato que ansía para sumar méritos, especialmente ahora que Chile no jugará el Mundial. 

Su trayectoria avala experiencia, pero tiene apenas 25 años y en sus declaraciones deja ver que la relación con Pumas no contará mucho más. El pasaje breve en Europa le dejó deudas por saldar con el futbol, la fortuna no le acompañó y sabe que solo los títulos lo pondrán de nuevo en la mira. 

Nico observa detenidamente los movimientos de  Zlatan Ibrahimovic, la técnica que lo lleva a marcar de forma acrobática, de media y larga distancia, y a usar casi cualquier parte de su cuerpo como herramienta. En él se inspira desde hace varios años y solo al sueco sería capaz de pedirle una firma o la camiseta. 

Hoy se habla de que el futuro del nieto de Omar Mora estaría en América o en alguno de los clubes con gran poder económico de México, reconoce las rivalidades pero no cierra la puerta porque en sus palabras hay mucho del niño que salía temprano de la escuela para llegar a entrenar, del adolescente que viajó horas y horas cada día para estar puntual y que después dejó a su familia para vivir en el club. Todo a cambio de la élite del futbol.