Neymar cree que se marchará, pero el PSG no lo pone fácil

Comentarios()
El diario 'L'Equipe' desmenuza el momento del brasileño; su entorno asegura que saldrá pero el PSG lo sigue tasando en más de lo que quiere el Barça

El caso Neymar sigue a la espera de resolución, porque lo que nadie espera es que los próximos días de agosto esté todo parado, sin que pase nada. L'Equipe, en su edición de este jueves, desmenuza el estado actual de las negociaciones y los detalles que pueden devolver al jugador al Barcelona (o no). Aseguran que el entorno del jugador da por hecho que nunca más volverá a jugar con el PSG, pero también que el presidente del club, Nasser Al-Khelaifi, no va a dejarle marchar sin más. 

El equipo francés no tiene pensado rebajar el precio del crack brasileño, por el que pagó 222 millones hace dos temporadas. Aseguran en el periódico francés que el jugador está tasado en 300 millones de euros y que no aceptarán en principio ni 180, ni 200 ni 222. Cuentan que, en realidad, con 150 ya se habría amortizado la inversión, pero no es suficiente porque esto -como casi todo en el PSG, en realidad- no es solo una cuestión de cifras sino algo más profundo que tiene que ver con el orgullo. El PSG no quiere dar la sensación de que ha perdido, por decirlo así, y tiene el músculo financiero suficiente para no tener que aceptar ofertas que le hagan ver como la parte derrotada. 

El artículo sigue a continuación

La idea del Barcelona es incluir jugadores en el cambio para rebajar el precio y, de paso, hacer más difícil la comparación directa entre esta operación y la de 2017. 'L'Equipe' cuenta que solo ha habido un acercamiento informal por parte del Barcelona, 40 millones, Coutinho y Rakitic, pero el paquete ofrecido ni siquiera llamó la atención de Leonardo, el nuevo director deportivo del PSG. 

Se barajan varias opciones, también porque el Barcelona, una vez ha fichado a Griezmann, prefiere no tener otro desembolso de ese calibre este verano. Por eso, según el medio francés, en algún momento ha ofrecido una fórmula diferida, una cesión con una opción de compra obligatoria que permita pagar la próxima temporada y empezar a disfrutarlo desde ahora, algo parecido a lo que hizo el PSG con Mbappe cuando lo fichó del Monaco, en aquella ocasión para regatear los rigores del Fair Play Financiero. 

La Ligue 1 empieza el diez de agosto y, para ese momento, al PSG le gustaría tener cerrado este culebrón. Neymar no cree que vaya a seguir en su equipo actual, pero todas las opciones están abiertas. 

Cerrar