Noticias En vivo
Copa del Mundo

Messi no estuvo a la altura

17:00 ART 30/6/18
Lionel Messi Argentina France Francia World Cup  2018 30062018
Ni líder ni el mejor del mundo. De todo lo que esperaba en el Mundial, Messi no dio casi nada: falló y se vuelve a casa cabizbajo.

Aclaración: esta crítica a Messi es un análisis futbolístico y no busca poner en tela de juicio a un crack indiscutible. Leo va a quedar en la historia. Con o sin Mundial, va a quedar en la historia porque es un crack que no se ve desde la época de Maradona. Esta obviedad se incluye en un texto sobre este Mundial para espantar a los tiratiros y a los defensores que hablan con la ceguera que genera el amor.

Cuando la bajó con el muslo y la estiró con la zurda para definir de derecha, Messi tuvo su pico en Rusia. La calidad y la determinación con la que abrió un partido que había que ganar para evitar el fracaso de quedar fuera en primera ronda no apareció nunca más en sus cuatro partidos. Y por eso es que el Mundial de Messi en Rusia fue malo. Ni mediocre ni un desastre, ni el que no merece a sus compañeros ni el mártir intocable. Fue malo.

Antes de entrar en números y estadísticas, Messi falló en el liderazgo. Ni de extremo, ni de enganche ni de falso 9. Dentro de la cancha, nunca se puso el equipo al hombro y ni cerca estuvo de alguna gesta heroica. Es más, Sampaoli falló en casi todo pero siempre tuvo en cuenta que Messi era su único ancho. Sabía que Agüero e Higuaín no tienen ese extra a pesar de ser delanteros de élite y que ni Di María ni ninguno de los que andaba de mitad de cancha para adelante iban a ganar el torneo. Y buscó ponerle a Leo socios atrás, al costado y delante de él. Pero nada.

A diferencia de lo que pasó en 2014, no hizo falta de mucho Messi para pasar de ronda. Sin embargo, al igual que en Brasil, Messi no anotó ni generó un peligro extra en cruces directos. De hecho, en 756 minutos de rondas finales de mundiales, nunca hizo un gol.

¿Por qué no habló?

La cara después de la derrota la dieron un Mascherano retirado y casi en llanto, Mercado, Biglia (otro que renunció) y Agüero. Pero ¿por qué no habla Messi? ¿Por qué no aprovecha para hacer un análisis de juego, para explicar por qué no estuvo a la altura del mejor del mundo? Dio la cara después de Islandia y después de Nigeria. Es decir que cada vez que Argentina perdió en este Mundial, Leo no habló.

Salió con las manos en el bolsillo, esquivando las miradas profundas de los periodistas -los que buscan amigos y los que intentan hacer de intermediarios- y disimulando la tristeza. No hace falta que ningún futbolista dé explicaciones, sobre todo Messi, pero ojalá que en algún momento lo haga.

Ahora sí, sus números

La comparación debería ser con el propio Messi y no con compañeros o rivales. Sin embargo, no se lo va a comparar con nada ni nadie. A pesar de que la falta de contexto pueda complicar la lectura, se destacarán los números que más llaman la atención. Fue solo contra Islandia que hizo de Messi, a pesar de que falló. En el resto de los partidos, poco y nada:

-En el debut pateó 11 veces al arco (aunque lo bloquearan).
-Contra Croacia, Nigeria y Francia hizo apenas 7 remates. Desapareció.

-Tocó 9 pelotas en el área contra Islandia.
-En los otros tres partidos, tocó 10. Ausente.

-Contra Islandia les dio 14 pases a los centrodelanteros.
-En los tres partidos restantes, dio 10 (con el hándicap de que contra Francia estuvo un rato sin 9). Poco profundo.

-Generó 10 chances de gol en cuatro partidos. Muy poco.

Se terminó el Mundial de Messi. Tal vez el último para él, tal vez el último como el mejor del mundo, tal vez el último como líder futbolístico. El futuro es incierto. El pasado -sobre todo 2014- fue mejor. Lo que es seguro es que Rusia 2018 podrá quedar grabado como el Mundial en el que Messi no estuvo a la altura.