Messi come solo

Comentarios()
Getty Images
El rosarino demuestra que hace falta mucho más que un buen año para poder compararse a él, algo que solo ha logrado Cristiano Ronaldo.


OPINIÓN

En la mesa de Leo Messi no hay sitio para demasiados futbolistas. A ver si se cree Antoine Griezmann que un puñado de buenos partidos y un triunfo en la Copa del Mundo pueden compararse con los casi seiscientos goles, cuatro Champions League y nueve Ligas, además de ser el primero en lograr cinco Balones de Oro, entre otras distinciones, que ha logrado el rosarino, capaz hasta de alcanzar la cifra de cincuenta goles en un solo campeonato o de rozar los cien en un solo año natural.

El artículo sigue a continuación

Messi tiene más hambre que nunca

Son cifras que no se veían desde los tiempos de Gerd Müller. La plasticidad de Messi, además, es comparable al juego de Diego Armando Maradona o del Johan Cruyff jugador, y solo Ronaldo ha logrado, a copia de encomiable esfuerzo y actitud, equipararse al rosarino, ya sea por goles o por títulos, que no por capacidad de juego. Porque Messi es un jugador total al que además no se le recuerdan sobradas como la de Griezmann asegurando que "ya como en la mesa de Messi y Cristiano".

No, no solo no come en esa mesa sino que todavía le queda muy lejos pedir permiso para sentarse junto a Messi, que se ha quedado sin contrincante en la Liga después de la salida del portugués con destino a la Juventus. El rendimiento que ofrezca esta noche ante el Valencia determinará en qué medida Ronaldo sigue siendo el gran adversario del rosarino en Europa. Pero hasta que el ex del Real Madrid no abdique habrá poco espacio para que otros ocupen su lugar frente a Messi. Lo que está claro es que a Griezmann, además de alguna que otra sopa, quizá le falte también un hervor.

Cerrar