La tercera tiene que ser la vencida

Comentarios()
Atlético Nacional
En medio de la crisis y con la obligación de ser campeón, Atlético Nacional es finalista de la Copa Águila 2018.

Aún en momentos de aguas agitadas, con la soga al cuello y una versión futbolística alejada de su famoso 'ADN', Atlético Nacional volvió a meterse en una final del fútbol profesional colombiano, la 20 en los últimos siete años y su tercera en 2018.

Final de la Copa Colombia 2018: cuándo es, equipos y lo que hay que saber

Sin contratiempos, liquidó una serie que ya aventajaba ante Leones e inscribió su nombre en los juegos definitivos por la Copa Águila donde espera por Once Caldas o Millonarios. Han sido diez meses de caos en el 'Verdolaga' y aún así se reiventa para mantener su figuración y las opciones de cerrar la temporada al menos con una alegría en medio de varios fracasos.

Casi 'sin querer queriendo', Nacional está a 180 minutos de volver a la Copa Libertadores 2019 y basar desde ese tiquete un nuevo proyecto deportivo con el director técnico que está por anunciarse oficialmente. Si se quiere, la Copa puede parecer mucho premio para tan floja campaña, pero el equipo de Herrera hizo lo justo y necesario, no le sobró nada y está de cara a un título más.

Atlético Nacional Copas Colombia

El artículo sigue a continuación

¿La preocupación? Los recuerdos latentes de los tres fracasos con Almirón, dos de ellos en finales dolorosas para la hinchada: Millonarios en Superliga y Tolima en la Liga del primer semestre, ambos golpes en el Atanasio, mismo estadio donde definirá la Copa sin importar el rival. Esta Copa no se le puede escapar de ninguna manera, esta Copa tiene que ser la vencida, esta Copa tiene que reivindicar al equipo ante su afición, esta Copa tiene que volver a unir en torno a una alegría.

Hernán Darío Herrera está ad portas de hacer historia con el equipo en el que se convirtió en leyenda del medio campo, bajo todas las circunstancias adversas. Ese renacer debe convertirse en la pricipal motivación, no solo de él, sino de todo el plantel de jugadores. El título sería la mejor demostración de agradecimiento hacia el técnico que llegó a apagar un incendio y podría salir en carro de bomberos con trofeo a bordo.

Sea este también un llamado de atención para el fútbol colombian cada vez más sumido en el conformismo y la mediocridad. La grandeza de Nacional lo obliga a estar siempre, no jugando finales, sino ganándolas; pero cuando se creía por muerto, volvió a decir presente. Si el más grande de todos, en plena crisis, puede seguir ganando... ¿Qué va a hacer el resto para detenerlo?

Cerrar