¿La Selección argentina será el nuevo refugio de Messi?

Comentarios()
Prensa Selección argentina
La Supercopa de España desnudó a un Leo incómodo y desconectado, sin socio. A un año del Mundial y con Sampaoli, la historia parece darse vuelta,

No es habitual ver a Lionel Messi perdido en la cancha con la camiseta de Barcelona. Y es necesario comenzar haciendo esa salvedad, justamente, porque es la cruz con la que carga cada vez que viste (o al menos hasta hace unos años) la camiseta de la Selección argentina. "Allá juega bien y acá no", pasó de ser una simple frase a una especie de castigo permanente.

Resta una temporada para que Leo dispute, tal vez, su último Mundial. La última chance de sacarse esa espina que tiene enterrada en lo más profundo de su piel desde el 13 de julio del 2014. Es ahora o nunca y la Supercopa de España fue una muestra de lo que podrían ser los meses previos: el club en segundo plano. 

El artículo sigue a continuación

La salida de Neymar, en la ya analizada hasta el hartazgo venta a PSG, lo dejó rengo. El brasileño tenía la explosión que aportaba Leo hace unos años, guardada en un cajón desde que decidió optimizarse y transformar su juego al de armador por el medio y definidor en el área, pero con menos cambio de ritmo que en su máximo esplendor con Guardiola o Vilanova. Tampoco están a su lado Andrés Iniesta ni Xavi, responsables de que la pelota llegue "siempre redonda". El nuevo mediocampo hoy dista de aquellas estrellas y con la llegada de Paulinho se buscará retomar la estructura.

Simultáneamente, en la Albiceleste comenzó un nuevo proceso que, a priori, le cae como anillo al dedo. Ultraofensivo, detallista, donde tendrá libertad y responsabilidad, algo que ya habló con el propio Jorge Sampaoli. Un equipo a la medida. Un equipo diametralmente opuesto al de Bauza, donde ni siquiera pudo tener continuidad, entre lesiones y suspensión. Y distinto al de Martino, otro técnico de su sello pero que no le encontró la vuelta. Y que pareciera no asemejarse a la filosofía de Sabella, pero con más puntos en común que los ya mencionados.

El 31 de agosto tendrá una prueba de fuego en el Estadio Centenario, cuando vuelva a vestirse de celeste y blanco para llevar a su país a la Copa del Mundo, luego de una eliminatoria demasiado compleja, en la que va por el tercer entrenador. Como nunca, Leo está incómodo en su casa. Como casi nunca, puede dedicarse al máximo a la Selección argentina, con la propuesta donde, nuevamente se debe subrayar a priori, más cómodo podrá sentirse.

Próximo artículo:
El Levante cumple su promesa y denuncia al Barcelona por alineación indebida
Próximo artículo:
Real Madrid tiene el 'sí' de Eder Militão para junio, pero el Oporto quiere cobrar ahora
Próximo artículo:
El Levante denunciará al Barça por alineación indebida
Próximo artículo:
Nicolás Navarro sería el sustituto de Tiago Volpi en el Querétaro
Próximo artículo:
Coito debutaría en Honduras en marzo frente a Ecuador
Cerrar