Noticias En vivo
Barcelona

Juego de sillas en la defensa del Barcelona

05:00 ART 8/3/19
Matthijs de Ligt Ajax 2018-19
El cuadro azulgrana deshoja la margarita con De Ligt mientras acumula hasta 6 jugadores en su posición aunque Murillo y Vermaelen no continuarán.


EDITORIAL

Ir a por Matthijs De Ligt o no. Esa es la cuestión que "está sobre la mesa" de la secretaría técnica del Barcelona en estos momentos tal y como reveló el presidente, Josep Maria Bartomeu, en Cadena SER Catalunya esta misma semana, donde no negó que la posibilidad de que Neymar Da Silva pueda regresar al Camp Nou, a pesar de ser remota, está ahí. El futuro del brasileño puede condicionar el resto de los movimientos de mercado, pues el defensa holandés no dejará el Ajax por menos de 65 millones de euros y el Barcelona debe elegir, también a la hora de descartar a tres de los seis centrales que tiene en nómina actualmente.

Gerard Piqué y Clément Lenglet son los únicos que tienen garantizada la continuidad mientras que Thomas Vermaelen y el cedido Jeison Murillo no continuarán. Ambos acaban contrato con un Barcelona que en invierno adelantó la incorporación de Jean-Clair Todibo, la opción 'buena, bonita y barata' -es muy joven y llegó casi a coste cero al acabar contrato con el Toulose el próximo junio- pero cuyo futuro en azulgrana no está asegurado todavía. "Tiene cualidades" aprecia Ernesto Valverde, quien valora que "físicamente es fuerte, rápido, potente y joven", por lo que globalmente "está causando una buena impresión". Sin embargo, su debut en el amistoso ante el Girona disipó pocas dudas en cuanto a su futuro y la decisión de cederle o no se tomará una vez concluya la temporada actual.

El caso más particular es el de Samuel Umtiti. Estando bien es indiscutible pero los problemas en la rodilla que arrastra desde la temporada pasada le han impedido jugar desde finales de septiembre, con la única excepción de la visita liguera al Wanda Metropolitano en noviembre. Campeón del mundo, es un futbolista cotizadísimo y su renovación le costó sangre y sudor al club, además de una ficha a la altura de los titulares. El problema es que todavía anda muy lejos de su mejor nivel y los servicios médicos -igual que todo el barcelonismo- están pendientes de confirmar que la recuperación es total a pesar de no haber sido intervenido quirúrgicamente.

Valverde quiere a cuatro centrales, dos por posición. No ha habido ningún partido en el que no haya habido alguno lesionado y en estos momentos no hay indicios de que Umtiti pueda sentar a Lenglet en un partido clave. El ex del Sevilla jugó los dos Clásicos y en Lyon por algo, porque Umtiti ya no es intocable y no lo será hasta que no recupere el tono físico. De cara a la siguiente temporada el técnico sabe que tiene a dos, Piqué y Lenglet, y debe decidir en cuanto a dos más, Umtiti y Todibo, antes de apostar o descartar a De Ligt, cuya calidad ya nadie pone en duda a estas alturas, dos años después de que Robert Fernàndez realizara sus primeros informes a raíz de su eclosión. Quiere ir al Barcelona. Está por ver, no obstante, si el Barcelona tiene una silla para él cuando deje de sonar la música.