El Real Madrid, castigado 3-0 por incomparecencia

Comentarios()
Getty
El Sevilla le dio un baño al equipo de Lopetegui, al que no le salió nada después de regalar la primera parte. Derrota coral

OPINIÓN

Tremendo partidazo. De los que hacen afición al fútbol. De los que los hinchas recuerdan cuando en mayo La Liga echa el telón abajo. Ya nada más comenzar, cuando algunos en la grada todavía no se habían terminado el bocata, el VAR sirvió para anular una gran jugada tejida entre Asensio y Modric para que el The Best picara casi sin ángulo por encima del portero. Se celebró el gol, y se celebró más aún la rectificación. Aunque sobre todo, quien realmente lo celebró fue el fútbol. Porque ese arranque agitó los cimientos del partido. De hecho, tres minutos después, Modric volvió a probar el gol, pero esta vez Vaclik le cogió el truco y lo demostró con una gran estirada. Las espadas en todo lo alto. Y le tocaba el turno a Courtois.

El artículo sigue a continuación

Pues el belga no se quiso quedar atrás y le hizo una plástica palomita a Sarabia a un tiro desde fuera del área, para luego rescatar sobre la línea de gol un rechazo en la misma acción. El Sánchez Pizjuán era un clamor para entonces. Las manos ya picaban de aplaudir incluso. Y más aún cuando Vaclik le sacó un mano a mano a Gareth Bale tan claro como aquél de Casillas a Robben en Sudáfrica, aunque con menos suspense.  

El carrusel de cambios trajo consigo un giro de guión impensable. Y es que, cuando Lopetegui había cambiado ya sus tres cartas, Marcelo se lesionó él solo en una acción fortuita para poner la guinda a su mal partido y que le va a impedir jugar el derbi además. No podían pasar más cosas en menos tiempo. Lástima para el vibrante partido que tanto vaivén acabó dejando al Real Madrid con diez jugadores durante más de quince minutos que, sea como fuere, el Sevilla no pudo aprovechar de cara al gol. El ‘Mudo’ Vázquez la tuvo en sus botas, pero cantó el gol antes de marcarlo, cuando vio a Courtois en el suelo sin posibilidad de detenerle. La ocasión terminó en el limbo. Las manos en las caras de los aficionados. Igual que con otros dos o tres contraataques más para los hispalenses antes del pitido final que terminaron por dejar el marcador como estaba… pese al puñado de ocasiones francas que se pudo ver en un partido de mil quilates.

Postdata: Lo narrado fue de la segunda mitad. La primera fue igual de vibrante y espectacular, pero única y exclusivamente de un Sevilla coralmente colosal, que se marchó al descanso ganando 3-0 por incomparecencia de un irreconocible Real Madrid. 

Próximo artículo:
Noticias del Real Madrid: entrenamientos, sancionados, lesionados y toda la actualidad
Próximo artículo:
Buffon ingresa al debate y opina sobre los porteros del Real Madrid
Próximo artículo:
Noticia Goal: El Atlético de Madrid, a la caza de Alex Telles
Próximo artículo:
El Levante cumple su promesa y denuncia al Barcelona por alineación indebida
Próximo artículo:
Real Madrid tiene el 'sí' de Eder Militão para junio, pero el Oporto quiere cobrar ahora
Cerrar