El dilema Centurión: el salvador también es el problema

Comentarios()
Alejandro Pagni/Getty Images
Boca necesita del fútbol del '10', pero él responde con dificultades fuera de la cancha. ¿Llega contra Independiente?

Boca se encuentra en una encrucijada difícil de sortear. Por un lado, está muy cerca de quedarse con un campeonato que gestó en el 2016, pero que, por otro lado, no lo ha podido justificar desde el rendimiento en el 2017. El Xeneize sacó 22 de 33 puntos y sigue siendo el líder en gran parte gracias a que sus perseguidores también fueron dejando unidades en el camino. En un momento de desconcierto, el cuerpo técnico apura, por segunda vez, a Ricardo Centurión para que se recupere de su lesión (esta vez, un desgarro), pero la salvación del equipo es, también, uno de los problemas.

Ricky está tocado por la varita. Su habilidad innata se suma a su versatilidad con el sistema que pretenda usar el entrenador. Ejemplos no faltan: jugó de extremo, de volante y hasta funcionó como enganche. Guillermo Barros Schelotto lo paseó por los sectores de la cancha en donde sabe que el '10' puede rendir y en todos cumplió. El funcionamiento, sin él, lógicamente es distinto y, claro, se lo extrañó las tres veces que se ausentó por lesión. Primero lo marginó un golpe en el hombro, luego un esguince de rodilla del que se recuperó en tiempo récord y, ahora, un desgarro del que podría volver en tan solo 15 días.

La necesidad que tiene el entrenador de contar con él queda clara. Más allá del físico privilegiado que pueda tener, será la segunda vez que se apuran los tiempos para que pueda estar en la cancha. Antes, fue para que llegue al Superclásico y, ahora, para el duelo ante Independiente. Los números respaldan al DT: con él en cancha, consiguió 41 de los 53 puntos que tiene en 19 partidos jugados, es decir, un 71% de efectividad. Sin él, sacó 12 unidades en siete encuentros, es decir, un 57% de eficacia.

El artículo sigue a continuación

Centurion PS

Su vida personal es lo que interfiere directamente con una carrera que pinta para mucho más. La denuncia de su exnovia por violencia de género es un ítem más en una larga lista de incidencias de las que también, vale mencionar, se suelen agrandar por portación de apellido. Inventados o no, la travesía de Centu por evitar el caos es una misión casi imposible. "Me debo una charla íntima con él", dijo el Mellizo hace poco. Es una verdad a medias: tanto el cuerpo técnico como el club se acercaron en diferentes oportunidades para tratar de cuidarlo.

No ser Benedetto-dependiente está en los pies de Centurión y Guillermo apuesta a recuperarlo lo antes posible y aprovecharlo hasta que se termine el préstamo, una situación que en cualquier otro momento sería diametralmente opuesta. Ante el Rojo, será la prueba de fuego para ver cómo están su cabeza y sus piernas. Su futuro, eso sí, estará en Brasil.

Cerrar