El Día de la Bestia

Comentarios()
Getty
Cristiano Ronaldo destroza al Girona con un póker y un asistencia en un festival de goles (6-3). Suma ya 37 goles este curso. El Real Madrid se gusta

OPINIÓN

Han pasado cinco meses desde la histórica victoria del Girona ante el Real Madrid en Montilivi. Media Liga, pero que parecería medio siglo por el abismo en el guión de ambos partidos. O mejor dicho, por la diferente puesta en escena del Real Madrid en ambos escenarios. Nada se parece el equipo blanco que fue maltratado en Montilivi con el que este domingo desarmó a un serio Girona en el Santiago Bernabéu. Nada. Afortunadamente para los intereses del club madridista que, tras ganar al PSG, ha recuperado su mejor versión. Pero no la mejor versión de esta temporada. Sino seguramente también de las anteriores campañas en que finalmente logró coronarse como campeón de Europa incluso. Más que simbólico.

El artículo sigue a continuación

Así, ante el Girona los blancos firmaron un partido brillante y completo a partes iguales, del minuto uno hasta casi el noventa. Supo sufrir cuando los visitantes tocaban el balón -que lo saben hacer muy bien-. Y fue plástico y eficiente en ataque cuando tenía el cuero. De ahí el abultado resultado (6-3), sintetizado en la jugada del 2-1: un saque de banda ejecutado por Marcelo pegado al área de Keylor Navas que se convierte en un mano a mano transformado por Ronaldo en el área contraria después de 25 pases de manera consecutiva. No, no es el Barcelona de Guardiola. No escucharán elogios en ese sentido tampoco. Sería sacrilegio para los puristas. Aunque este Madrid de Zidane lo bordó ante el Girona como lo pudo hacer el más ‘esteta’ de los equipos. Por ese gol, y por otra decena de acciones del mismo corte.

Igual que tampoco escucharán a los acérrimos de Messi alabar a Cristiano. Menos aún en estas fechas donde el argentino anda con la flecha para arriba y, por fin, lo demuestra también en Champions League. Pero eso sí, el ‘7’ aguantaría la comparación también ahora. Tranquilamente. Ante el Girona participó de cinco de los seis goles: dio una asistencia a Lucas Vázquez y marcó un póker. ¡Un póker! Con lo que suma ya 37 goles en el presente curso (21 sólo en 2018), dos tantos más que Messi pese a haber jugado bastantes menos partidos este curso. Los peores días de Ronaldo han pasado ya. El vigente Balón de Oro pasa por uno de sus mejores momentos en mucho tiempo. Messi brilla, Ronaldo también. 

Ante el Girona quedaron demostrados también los beneficios que le aporta al equipo el 4-4-2 con dos extremos en estado de gracia como Asensio y Lucas. El gallego marcó un gol, pero pudieron ser más. Mientras que el mallorquín fue el que más veces abrió las bocas de los aficionados con sus diabluras desde el césped. Sólo cabe imputarle al Real Madrid la defensa de las jugadas a balón parado (así recibió tres goles), y responsabilizar a aquél que pensó que era una buena idea que Carvajal cubriese a Stuani en ellas (marcó dos goles así). Pero ni eso manchó una noche memorable en el Santiago Bernabéu que puede ser preludio de las próximas que están por venir. Hasta Gareth Bale marcó tras salir del banquillo en el festival del gol que organizó Cristiano Ronaldo ante el Girona.

Cerrar