El Barcelona despeña al Real Madrid en La Liga

Comentarios()
Getty
Los blancos, peor que en Copa, adolecieron de mucho más que gol. Secos en 180 minutos. Solari señaló a Kroos y el Bernabéu, a Bale. A 12 puntos

OPINIÓN

El Real Madrid se despide definitivamente de La Liga. Y lo hace de la manera más cruel posible. Cayendo ante su histórico rival por segunda vez en sólo cuatro días, en su propio estadio, y sin haber celebrado un solo tanto. Si en Copa a los blancos les faltó gol, en La Liga les faltó casi de todo. Futbolísticamente no dominó casi nunca el encuentro, pero es que anímicamente se les vio incluso faltos de convicción en muchas fases. El paso atrás en la presente semana es más que evidente. Y los doce puntos de desventaja en la clasificación no son sino la evidencia de que a los blancos se les puede hacer muy larga la temporada. Se declara el estado de alarma en la Casa Blanca.

La primera parte de este Clásico es imposible de descifrar sin atender al último, el de Copa del Rey (0-3). Y es que parece que hizo mella en el Real Madrid. Mucha. Salió amedrentado, como si desconfiase del plan que le llevó a encerrar al Barcelona durante una hora de partido tres días atrás. Con el balón, no tenían tanto atrevimiento. Especialmente sintómatico fue la ‘transformación’ de Vinicius, que probó con centros al área y pases de seguridad en lugar de sus vertiginosos desbordes en potencia. Y sin el balón, el Real Madrid no presionó tan arriba, con lo que le dejó al Barcelona la posibilidad de sobar el balón con cierta comodidad en campo blanco. 

El resultado hasta el paso por la caseta fue que los culés tuvieron toda la inercia del partido, mientras al Real Madrid le quedó el recurso de los balones largos a ningún lugar. Y el resultado, que es lo importante, tampoco cambió lo más mínimo. Pues Rakitic había marcado el 0-1 en una jugada muy similar a las de los dos primeros goles el miércoles, construida por Suárez en la banda, pero esta vez con el croata resolviendo el mano a mano con Courtois picando el balón por encima del meta belga. El Real Madrid estaba también contra las cuerdas con este otro plan.

Tras el paso por vestuarios, el equipo blanco se desperezó un poco. Vinicius se atrevió un poco más y pudo haber marcado si Lenglet no llega a despejar un disparo suyo a bocajarro dentro del área. Y desde el banquillo, Solari se cansó de ver a Kroos y Bale trotando por el campo y metió más caballos sobre el césped con Asensio y Valverde. El galés se llevó una sonora pitada, por cierto. El resultado con los cambios no fue sino un partido mucho más abierto y descontrolado en los minutos finales. Los blancos se jugaban ya el todo por el todo en La Liga. Los blaugranas amenazaban con aprovechar al contraataque los nervios reinantes por el Santiago Bernabéu. 

Sin embargo, ninguno logró mover ya el electrónico de nuevo en lo que fue una concatenación de ataques y centros desesperados por parte de los locales, que acecharon el área blaugrana, pero casi nunca alcanzaban a Ter Stegen siquiera. Se les escapó La Liga. Fueron incapaces de hacerle un solo gol en 180 minutos a un Barcelona de lo más terrenal. El Real Madrid se asoma al absimo irremediablemente.

Cerrar