El Barcelona aprende a vivir sin Messi

Comentarios()
LLUIS GENE/AFP
El rosarino resuelve ante el Sevilla con una asistencia y un gol antes de caer lesionado y el equipo logra, al fin, rendir sin su líder.


EDITORIAL

Leo Messi ha participado de forma directa en 18 de los 29 goles que ha metido el Barcelona esta temporada. Cuando no ha jugado de titular esta temporada -ante el Athletic Club, apenas- el equipo no ha pasado del empate a pesar de jugar en casa. Son datos que constatan la ascendencia e importancia del rosarino en el juego del cuadro azulgrana en la presente campaña y que permiten entender por qué Ernesto Valverde tardó diez minutos, entre el 16, cuando se lesionó en el codo izquierdo, y el 26, cuando se realizó el cambio, antes de decidir que Ousmane Dembélé sustituyera a Messi. Quería estar seguro de que su estrella no podía continuar.

Messi, lesionado: la primera exploración es optimista

Porque hasta la fecha existen dos Barcelonas, el que cuenta con Messi y el que no, de ahí que el Camp Nou enmudeciera cuando el 'diez', quien no acostumbra a fingir dolor de ninguna clase, no se levantó del suelo tras chocar con un rival. Y a pesar de que las primeras exploraciones a pie de campo fueran optimistas, según ha podido saber Goal, apenas el doctor Ricard Pruna recomendó el cambio Valverde obedeció. Messi se fue a la ciudad deportiva para someterse a una resonancia magnética mientras sus compañeros aguantaban el tipo frente al Sevilla, cada vez más insistente aunque no logró aprovechar los diez minutos que el Barcelona estuvo con uno menos en el primer tiempo ni los instantes de aturdimiento del cuadro azulgrana, que esta vez supo sobreponerse a la ausencia de su faro.

El artículo sigue a continuación

Seguramente el hecho que Messi ya hubiera hecho de las suyas ayudara. Apenas tres minutos tardó Philippe Coutinho en transformar el pase del argentino en el 1 a 0 y a los trece el brasileño arrancó una contra con un pase en profundidad que Luis Suárez tocó lo justo para desarticular la defensa sevillista y habilitar a Messi que, no fallaría ante Tomas Vaclik. En el segundo tiempo Luis Suárez dio un paso al frente y asumió el liderazgo del equipo, logrando incluso marcar el tercero tras adelantarse al portero sevillista, al que arrancó un penalti que no fallaría tras obligarle a precipitarse, y hasta el cuarto, obra de Ivan Rakitic.

Y a pesar de que Manu Sarabia y Luis Muriel lograran recortar distancias para establecer el 4-2 definitivo, el Barcelona compitió a altísimo nivel para recuperar el liderato en la Liga y enviar un mensaje alto y claro al Inter de Milán. No se sabe todavía si Messi podrá jugar este partido, lo más probable es que no. Pero el Barcelona ha aprendido a ganar también si el rosarino, del que había dependido más que nunca en este inicio de temporada.

Cerrar