Centurión, el bicampeón que pasó de hacer el gol del título en 2014 a mirarlo por TV en 2019

Comentarios()
Goal
A pesar de que es, junto a Pillud, uno de los únicos dos que estuvieron en la consagración de hace cinco años, para Centu este título es agridulce.

Ricardo Centurión se metió, junto a Iván Pillud, en un club al que sólo lograron ingresar tres futbolistas en los últimos cincuenta años: el de los futbolistas que ganaron más de un título con la camiseta de Racing. El otro miembro es nada menos que Diego Milito, el ídolo más grande de la Academia en ese medio siglo. Una medalla que Centu debería colgar con orgullo en su cuello, pero que ni siquiera pasó a recibir al estadio José Dellagiovanna: mientras el equipo de Eduardo Coudet se consagraba frente a Tigre, el mediocampista lo miraba por televisión, todavía separado del plantel por su pelea con el Chacho en plena cancha de River.

¿Dónde serán los festejos de Racing campeón?

La realidad actual de Centurión es diametralmente opuesta a la que vivió en la consagración de 2014, la primera de su carrera: aquel 14 de diciembre, frente a Godoy Cruz, el atacante le puso la cabeza a un centro de Gastón Díaz y marcó el gol que le permitió a la Academia cortar una sequía de 13 años sin títulos. Con 21 años, Centu acababa de regresar de un semestre a préstamo en Genoa y fue una pieza importante del equipo de Diego Cocca (jugó 17 de los 19 partidos y marcó tres tantos), que lo consolidaba como una de las grandes promesas del campeonato argentino: un mes después del título sería transferido a Sao Paulo por 4 millones de euros.

Tres años después de su salida rumbo a Brasil, después de un tumultuoso paso por Boca y con una colección de escándalos que iba en ascenso, a principios de 2018 la Academia hizo la inversión más importante de su historia y compró nuevamente la ficha del volante en los mismos 4 millones por los que había sido vendido en su momento. Según reconoció el propio futbolista, la presencia de Diego Milito como Secretario Técnico y la insistencia del recién llegado Eduardo Coudet para sumarlo fueron fundamentales para que decidiera pegar la vuelta.

Desde un primer momento, el Chacho le dio a Centurión un lugar preponderante dentro de su equipo y el jugador le respondió dentro de la cancha: en la primera mitad del año, marcó siete goles en los 13 partidos que disputó de la Superliga y fue titular en los 8 encuentros de la fase de grupos de la Copa Libertadores, en la que marcó dos tantos. Su nivel era tan alto que hasta estuvo a punto de ingresar en la lista convocados para el Mundial de Rusia, hasta que su nombre desapareció de la nómina, por motivos que nunca quedaron del todo claros.

El artículo sigue a continuación

Esa desilusión hizo mella en el mediocampista: de a poco, los problemas extrafutbolísticos empezaron a ganar protagonismo nuevamente en su vida. Y entonces llegó el primer incidente en el Monumental: con la Academia 3-0 abajo en el resultado en los octavos de final de la Copa Libertadores, Centu vio la roja por pelearse con Enzo Pérez y, mientras se retiraba del campo de juego, se dibujó la camiseta de Boca para desafiar a los hinchas de River. Sería el principio de la debacle.

Con su rendimiento en baja, Centurión dejó de ser un indiscutido: en la primera mitad de la Superliga 2018/19 fue titular en 9 encuentros, de los cuales sólo en tres jugó los 90 minutos. El comienzo de 2019 no modificó el panorama y eso llevó a Coudet a tomar la decisión que terminaría por hacer explotar la bomba. El 10 de febrero, en el tercer partido del año, el DT sentó al 10 en el banco de suplentes para la visita al Millonario por el campeonato y decidió ponerlo cuando el equipo perdía 2-0 y el conjunto de Gallardo se floreaba. Lo que sucedió después es historia conocida: empujón, separación del plantel y destierro al predio Tita para entrenarse con la Reserva.

La carta documento que envió al club, en la que acusó a Milito de ser el responsable de su salida del plantel, fue nafta para el incendio. De nada sirvieron sus disculpas públicas, que parecieron llegar demasiado tarde. Ahora, Centurión es campeón del fútbol argentino por tercera vez en su carrera (ganó el Campeonato 2016/17 con Boca), pero no tiene demasiado para festejar. ¿Su futuro? Si Coudet sigue en Racing, sin dudas estará lejos de Avellaneda.

Cerrar