A 30 años del nacimiento de Los Simpson: ¡Centrinho se la pasa al extreminho!

Comentarios()
Se cumplen tres décadas su creación. A continuación, un repaso por una secuencia histórica en la que el fútbol se vio reflejado por Estados Unidos.

Final de la NBA 2016 (último juego): Miami Heat 96 vs. Golden State Warriors 89. Super Bowl 2016: Panthers 10 vs. Bronco 24. Final de la NHL (último juego): St. Louis Blues 2 vs. San Jose Sharks 5.

Los tres deportes más populares de Estados Unidos (básquet, fútbol americano y hockey sobre hielo) tienen una cuestión en común: marcadores gigantes, tanteador que se mueve todo el tiempo, excusas constantes para festejar y tomarse otro trago de cerveza.

Quizás por eso el fútbol no termina de enganchar. ¿Cómo podría tolerar un 0 a 0 una sociedad que sólo parece pretender acción, acción y acción?

Parte de ese sentimiento mostró la serie Los Simpson, de la que se cumplen 30 años de su creación (en diciembre último fue el 27mo. aniversario de su debut al aire). La historia, creada por Matt Groening, parece escupir al fútbol tomando una secuencia del juego que se repite: la posesión de la pelota en la mitad de la cancha.

El estadio de Springfield, repleto. Están Homero, Marge, Lisa y Bart. También Barney y el Jefe Gorgory. La excitación es evidente: sentados en las tribunas gigantes, comen pochoclos (palomitas de maíz), panchos y toman cerveza mientras se preparan para el suspenso, como si se tratara de una película, de un espectáculo que debe devolverles de alguna manera el dinero que se invirtió.

Juegan México contra Portugal. En el campo de juego, una serie de jugadores que se pasan la pelota sin moverse ni acercarse al arco. Simplemente se pasan la pelota. La imagen va a Kent Brockman, el periodista de la ciudad. Aburrido, cansado, a punto de dormise, no muestra ningún interés en la secuencia. "La retiene...la retiene...y sigue reteniéndola". Después, la secuencia apunta a un narrador que parece portugués (o brasileño). Es un relator que se vuelve loco con el juego, transmite emoción, está excitado: "Defensinho la pasa el centrinho...este a extreminho...este al centrinho...¡el centrinho la retiene, la retiene!".

Los "hinchas" que fueron a ver el partido no aguantan más el aburrimiento y abandonan el estadio. Antes de eso, se produce una batalla tremenda que termina en una especie de guerra civil.

El capítulo es una radiografía perfecta de los puntos de vista. Con su tono irónico y algo grotesco, Los Simpson exhibe cómo la sociedad estadounidense ve al deporte en el que, supuestamente, no pasa nada. Una verdadera joyita.

Cerrar