Noticias En vivo
Opinión

Celades sabe que los resultados son el debate

05:30 ART 1/10/19
Albert Celades Valencia 2019-20

OPINIÓN

Albert Celades llegó al Valencia CF para sustituir a Marcelino García Toral el pasado once de septiembre, y lo hizo muy condicionado por el gran trabajo que hizo el asturiano en el club pero sobre todo por la nula argumentativa que ha ofrecido todavía a día de hoy Peter Lim, el máximo accionista del club, para echar a la calle a un entrenador,  que había logrado todos los objetivos que le habían encomendado en sus dos años como entrenador. 

Esa manera de echar, casi por la puerta de atrás, le ha generado a Lim un desgaste enorme con el valencianismo, veremos si es capaz de recuperar algo de la confianza que ha perdido para una gran mayoría, pero además colocó al nuevo entrenador en una situación difícil de partida, porque llegó para sustituir a un entrenador al que la grada le había entregado su cariño y al que nunca pidió que se echara incluso con unos números malísimos el pasado curso. 

El calendario completo del Valencia

Celades no era el culpable de nada y únicamente aceptó un trabajo cuando estaba en el paro. Es entendible que dijera sí al Valencia CF porque su deseo es entrenar, y si te llama el Valencia CF lo normal en su situación era venir. El catalán llegó y desde su aterrizaje ha tratado de no hacer ruido y de ganarse al vestuario, algo que todavía no ha hecho pero que con decisiones como las de Bilbao tiene algo más cerca. 

El problema que va a tener el entrenador es que durante los próximos meses todas sus decisiones van a estar juzgadas bajo el fantasma alargado que Marcelino ha dejado en la entidad. Es el fruto a pagar cuando coges un banquillo y tu antecesor ha dejado el listón muy alto. Recuerdo cuando llegó Marcelino al Valencia CF y decía que tenían cierto margen porque no era difícil mejorar a sus antecesores. Lógico, habían sido dos años seguidos decimosegundos en la Liga y eso es en el Valencia CF no es normal. 

Las primeras referencias que tengo de Celades dentro del vestuario son buenas. Ha llegado sin hacer ruido, toma decisiones, es dialogante con los pesos pesados y sobre todo no está tratando de imponer sus ideas por las bravas. Me parece una postura inteligente y también me parece una postura su puesta en escena pública sin querer acaparar titulares. 

El técnico tiene por delante un curso complicadísimo y haga lo que haga se le juzgará por un Valencia CF que viene de dos clasificaciones para la Champions y de ganar una Copa. El debate de si gana con el sistema de Marcelino o no lo hace, dentro de unos partidos será historia y valdrán los resultados. Todo lo demás, son debates estériles y por lo que me cuentan el catalán sabe que las victorias de San Mamés y Stamford Bridge no son ningún salvavidas que le sirva mucho más allá de parón. Sabe que eso es sólo el inicio y que todavía tiene mucho camino por recorrer.