Balón de Oro: La farsa de France Football

Comentarios()
Getty

Ruben Uria Blog

Los señores de France Football idearon un premio prestigioso, con un criterio serio y riguroso. Eso fue hace años. Hoy de aquel premio no queda nada. Sólo una estela de intereses y politiqueos que lo han embarrado hasta las trancas. Nadie tiene claro qué se vota. Un año resulta que se lo entregan a Fabio Cannavaro por ganar su equipo la Copa del Mundo (¿en un premio individual prima un éxito colectivo?), otro se hace justo lo contrario dejando sin premio a Iniesta y Xavi, que ganaron el Mundial pero se quedaron con cara de empate a cero, otro se lo dan a Cristiano ampliando el margen de votación sin haber ganado nada (¿no era que los éxitos colectivos influían a la hora de premiar los méritos individuales?) y este año, por lo que parece, esta pamema alcanzará sus cotas más altas de surrealismo si realmente el premio termina siendo para Luka Modric. 

Naturalmente que el croata es un jugador excepcional, alguien que por su trayectoria, merece un reconocimiento. Ahora bien, que sea Modric el elegido para romper la hegemonía de Messi y Cristiano en un ejercicio en el que su equipo no ha ganado el Mundial, en el perdió la Supercopa ante el Atleti, en el que su club ha quedado a 17 puntos del primero en su Liga y en el que nadie sería capaz de recordar una actuación decisiva de Luka con el Madrid en la Champions conquistada, es, con todos los respetos, una tomadura de pelo. Si lo más importante era ganar el Mundial, es un escándalo que no gane el premio Antoine Griezmann consiguió ese galardón, junto a dos MVP en la final de la Copa del Mundo y la Europa League, amén de la Supercopa de Europa. O que no lo gane  Varane, que fue campeón mundial y también de Champions, que lo merecería tanto como Antoine. Si lo más importante era ganar la Champions, resulta sorprendente y sonrojante que el premio no lo gane, por coherencia, Cristiano Ronaldo, cuyos goles resultaron decisivos en la conquista del torneo continental por parte del Madrid. CR sí fue decisivo en el título, y no Modric. El resto es filfa. 

Y si lo más importante, en un premio individual, consiste en los méritos contraídos por un jugador, ni el más torpe del lugar podría discutir que es una absoluta vergüenza para el fútbol que los señores de France Football le digan a la gente que Leo Messi no está entre los tres mejores del año. Nadie marcó más goles que él, nadie jugó mejor que él y nadie demostró, de manera más que continuada en la Liga y en la Copa, que estaba por encima de sus competidores, se llamen como se llamen y jueguen donde jueguen. Los que le niegan el pan y la sal a Messi dirán que su equipo no ganó el Mundial, pero es que tampoco lo ganó Croacia, sino Francia. Dirán que Leo no será nada si n gana la Copa del Mundo él solo, como si Di Stéfano o Cruyff no hubieran sido los mejores, de largo, sin ganar ese trofeo. No deja de tener su miga que los que basurean a Messi por haber fallado un solo día ante la Roma, en Champions, sean los mismos que elevan a los altares a Modric, por seis buenos partidos en un torneo que su equipo no ganó, cuando ni en Liga, ni en Copa, ni en Champions, ni siquiera en la Supercopa, fue uno de los mejores jugadores de su equipo. 

Así es la justicia y la lógica del disparate de France Football: a Messi le echan del podio por fallar un día y a Modric, por un mes extraordinario, le dan un premio cuando estuvo a mal nivel el resto del curso, lejos de su mejor versión. Que nadie se engañe: Modric es un grandísimo jugador, pero que Messi no esté entre los mejores es una vergüenza. La credibilidad de este premio de France Football, que ya estaba seriamente dañada, ahora está bajo cero. Nadie sabe qué se vota, qué se premia y qué criterio rige. Nadie sabe para qué demonios sirve, aparte de para polemizar cada edición y para protestar por su politiqueo, porque se lo dan a quien quieren, a quien les da la gana y lo hacen en base a un criterio tan caprichoso como disparatado. Enhorabuena a Luka Modric si acaba ganando el premio. Y como periodista, mi más sincero pésame a los aficionados al fútbol, porque si Messi, el mejor de todos los tiempos, no está entre los finalistas, es que el politiqueo le ganó al fútbol y que este deporte está muerto y enterrado. Descanse en paz. 

Cerrar