Iniesta, la profecía de Guardiola

Comentarios()
Fue el verano de 1999 cuando, junto con Xavi, quedó prendado de la calidad del de Fuenteallbilla, con 15 años: "nos retirará a los dos".


LA INTRAHISTORIA

Zlatan Ibrahimovic no tardó en tildar a Pep Guardiola de "filósofo" aunque quizá cabría concretar en la versión más visionaria y profética, teniendo en cuenta su vida y milagros hasta entonces. El de Santpedor no fue el descubridor de sus sucesores en el timón del Barcelona. Xavi Hernàndez y Andrés Iniesta ya vestían de azulgrana cuando Guardiola supo, futbolísticamente hablando, de ellos. Es más, con Xavi incluso llegó a compartir vestuario. Fue entonces cuando, de visita a las profundidades del fútbol formativo, advirtió cómo un menudo y paliducho manchego iba a hacer historia en el Camp Nou.

VÍDEO: Verratti se disculpa con el PSG por las declaraciones de su agente

Guardiola se dirigió a Xavi y le soltó una frase que quedó para la posteridad y que ha ido ganando fuerza con el paso de los años: "tú me retirarás a mí pero este nos retirará a los dos". Era el verano de 1999 y el entonces capitán del primer equipo atendió la Nike Cup para entregar el trofeo al equipo ganador, que ganó el Barcelona de Iniesta, cómo no. Junto a Xavi, quedó prendado del mago de Fuentealbilla, que entonces contaba 15 primaveras.

iniesta albacete

Apenas dos años después estaría entrenando junto a ellos a las órdenes de Louis Van Gaal para debutar en octubre de 2002. Nadie podía advertir, en aquel lustro sin títulos, que acababa de empezar una era, aunque el barcelonismo no empezaría a saborear los frutos hasta el año 2005, cuando volvió a celebrar la Liga, ya sin Guardiola pero con Xavi como titular indiscutible e Iniesta como duodécimo hombre.

A ellos no tardaría en unírseles Leo Messi y, junto con Carles Puyol y Víctor Valdés, la maquinaria echó a andar. Hubo primeras espadas que fueron apuntalando la mejor generación que jamás hospedó la Masía y Ronaldinho Gaucho, Deco, Samuel Eto'o, el propio Ibra, David Villa, Rafael Márquez, Luis Suárez y Neymar Da Silva, además de los recuperados Gerard Piqué y Cesc Fàbregas, entre muchos otros, construyeron, primero a las órdenes de Frank Rijkaard y luego de Guardiola, Francesc 'Tito' Vilanova y Luis Enrique Martínez, un equipo que hoy es historia del fútbol.

El artículo sigue a continuación

Los detalles que desveló Bartomeu sobre la renovación de Messi

Pero todo esto estaba muy lejos de suceder aquel verano de 1999. El Barcelona celebraba el centenario sin plantearse, ya no un triplete, sino una victoria en la Champions League. Solo tenía un título y hoy tiene cinco, sin olvidar que, de no haber sido por la intervención de Iniesta en Stamford Bridge, seguiríamos sin poder hablar del histórico sextete de 2009.

Guardiola vio algo en aquel menudo centrocampista que hoy luce el brazalete que antes fue de Guardiola, Luis Enrique, Puyol y Xavi, de quien lo recibió. Iniesta, como Messi, es de lo poco indiscutible que existe en un club tan cainita como el Barcelona. Guardiola, conocedor como nadie de la realidad en la que vive instalado el club barcelonista, siempre lo supo.

Cerrar