Simeone encaja las piezas de un puzzle imposible

Comentarios()
Getty
Tras agotar los cambios en el 62', el técnico tuvo que hacer encaje de bolillos para hacer frente a las molestias de Godín. Thomas y Saúl, en la zaga

Por suerte o por empuje. Por ser como es el Atlético de Madrid o por ser como es Diego Pablo Simeone. Sea como fuere, 'El Cholo' ha salido victorioso de una contienda ante el Athletic Club (3-2) en la que ha tenido que hacer auténticos malabares con su equipo; con lo que tenía y lo que quedaba de un plantel mermado por las lesiones.

Simeone no ha podido contar para esta cita ni con Lucas Hernández, ni con José María Giménez, ni con Stefan Savic, ni con Thomas Lemar, ni con Koke; mientras que Diego Costa y Godín han llegado entre algodones. De hecho el castillo de naipes armado por el técnico parecía venirse abajo con los problemas musculares del uruguayo.

'El Cholo' ha agotado los cambios en el minuto 62. El segundo de ellos, un tanto extraño, inusual, ya que ha retirado del campo al canterano Montero para dar entrada a Gelson Martins, colocando a Saúl Ñíguez en el centro de la zaga junto a Diego Godín, que al final del encuentro ha reconocido que en la carrera del segundo tanto de Iñaki Williams se lesionó.

Diego Godin Atletico Madrid Real Sociedad 2018

"Sé lo que tengo por lo que sentí. Me conozco. Es una rotura de 2-3 semanas. Pensé en salir, pero fuera no iba a hacer nada y en el campo podía molestar en los balones parados. Me quedé para intentarlo hacer lo mejor posible", ha explicado el charrúa.

"En el momento en que se lesiona el primer pensamiento es salir del campo, pero él quiso quedarse. ¿Cómo defiendes a un hombre que está parado: le defiendes, le dejas...? Decidimos que se quedara en la delantera, molestando", ha añadido Simeone en sala de prensa.

Ese movimiento obligado hizo al técnico acabar con una defensa nunca vista, con Arias y Filipe Luis en los laterales y Saúl Ñíguez y Thomas como centrales. Con Godín de boya en el ataque molestando e incordiando. Tanto fue así que al final 'el gol del cojo' volvió a aparecer en nuestras vidas. En el descuento. Con VAR. De locos. Un partido demasiado Atlético.

Cerrar