Noticias En vivo
Copa de la Superliga

No siempre hay épica: a River no le alcanzó golear para dar vuelta la serie ante Atlético Tucumán

23:20 ART 14/5/19
Enzo Perez River Atletico Tucuman Copa Superliga 14052019
River fue demoledor en Núñez pero los cuatro goles no le alcanzaron para remontar el flojísimo partido que hizo en Tucumán. Que sirva como lección...

Arrasador, demoledor, asfixiante, veloz, fuerte, inteligente, preciso, comprometido. River fue todo eso y más en un primer tiempo perfecto ante Atlético Tucumán en el Monumental. Un primer tiempo digno de mostrar como ejemplo de lo que sí se debe hacer en un partido. Un primer tiempo que no le alcanzó a un River que regaló 90 minutos en Tucumán y que en un solo descuido en Núñez vio cómo se le escapaba de las manos la clasificación a la semifinal de la Copa Superliga.

LAS FORMACIONES PARA LA RECOPA

¿Fue justo el 4-1 que terminó con la eliminación del Millonario? No, claro que no. Los 29 tiros al arco, las tres pelotas que pegaron en el palo y el 75% de posesión demuestran que no. Pero el resultado final de la serie da cuentas de los diferentes equipos de Gallardo que se vieron en los dos partidos. Porque quien sólo vio el encuentro en el Monumental por la vuelta de cuartos de final creería injusto que un equipo como este se quede afuera de la Copa Superliga. Un equipo que domina, que somete al rival, que ataca con cinco, seis hombres, que tiene la capacidad de jugar prácticamente todo el partido en el campo rival y que confía en que puede ganar por cuatro o cinco goles de diferencia. Pero este es el mismo equipo que en tres minutos perdía 2-0 en Tucumán y que, en una distracción, volvía con una goleada en contra y otra historia para remontar.

Pero esta vez no le alcanzó. No le alcanzó el fútbol, no le alcanzó la gran noche de De la Cruz, ni de Enzo Pérez (debe jugar de cinco), ni los goles. A River no le alcanzó un partido formidable porque había jugado un muy mal partido en Tucumán y eso, también vale.

TODO LO QUE HAY QUE SABER DE LA RECOPA

Y aunque la sensación al ver al equipo de Marcelo Gallardo es que todo lo puede, que ninguna remontada es imposible, también es cierto –y quedó demostrado- que no siempre podrá hacer la épica y que no todos los equipos le permitirán dominar como lo hizo Atlético en Núñez. Por eso, y pensando en la Recopa Sudamericana ante Athlético Paranaense, River tendrá cosas para ajustar después de una noche demoledora. Porque el conjunto brasileño será, sin dudas, un equipo más fuerte que el Decano, porque los tres goles a Boca en Curitiba fueron una muestra del poder ofensivo que tiene el equipo campeón de la Sudamericana, con Marco Ruben como uno de los goleadores (seis tantos). River no podrá darse el lujo de regalar 90 minutos en Brasil, como tampoco debió dárselo en Tucumán, y deberá ajustar algunos puntos flojos –otra vez le convirtieron de pelota parada- para pensar en un nuevo título.