Noticias Partidos
Bayern München

Leon Goretzka: "Cuando visité el campo de concetración de Dachau me puse a llorar"

16:30 ART 24/2/20
Leon Goretzka FC Bayern 24022020
El mediocampista de Bayern Munich no le escapa a las cuestiones extrafutbolísticas. En esta charla exclusiva, su mirada sobre la vida sociopolítica.

Leon Goretzka es un futbolista profesional, que junto a sus compañeros de Bayern Munich se prepara para jugar este martes el partido de ida de los octavos de final de la Champions League como visitante frente a Chelsea. Pero el mediocampista de 25 años también es una persona con intereses que exceden lo que sucede dentro del campo de juego y se anima a expresarlos. 

En una entrevista exclusiva con Goal y DAZN, el alemán conversa sobre el capítulo más oscuro de la historia de su país, sus lágrimas en el campo de concentración de Dachau, sus preocupaciones sobre el crecimiento de los votantes del partido de extrema derecha AfD y los momentos en que el sentido de la comunidad aparece para luchar contra el racismo.

-Durante el partido contra Schalke 04, en ocasión del 75° aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, los hinchas de Bayern Munich mostraron una coreografía en honor a Hugo Railing, un miembro judío del club que fue víctima del nazismo. En tu cuenta de Twitter, hiciste un llamado a seguir la cuenta oficial del sitio memorial: ¿cuán importante es este trabajo de memoria?

-Algo como aquello no debe volver a repetirse en nuestra historia. Por eso es importante prestar atención a este tema y crear recuerdos una y otra vez. En este aspecto, soy un agradecido a cada acción que se lleva adelante, como esa coreografía. Tanto los hinchas como los jugadores tenemos una gran responsabilidad en este asunto. Fritz Walter una vez dijo que todos los jugadores nacionales son cancilleres en pantalones cortos. Creo que es una gran frase. Los futbolistas debemos aprovechar la gran atención que recibimos para generar conciencia en este tipo de temas. 

-¿Alcanza?

-Cuando ves las tendencias actuales, probablemente no.

-Te expresas con mucha claridad en público sobre cuestiones por fuera del fútbol: ¿por qué?

-Puedo usar mi llegada para transmitir una cierta actitud, hacerla llegar a jóvenes fanáticos del fútbol y actuar como un modelo a seguir. Es hacer mi parte.

-¿Recomendarías que otros futbolistas profesionales también se posicionen tan claramente?

-Haría un llamado para que suceda.

-¿Tienes algún referente que te haya inspirado para mostrarte de esta manera en público?

-Además de Fritz Walter, a quien ya mencioné, a todos los futbolistas que están involucrados en las luchas contra el racismo. Además, la capitana del seleccionado femenino de Estados Unidos, Megan Rapinoe: ella se posicionó muy claramente en cuestiones políticas y sociopolíticas.

-¿Alguna vez te arrepentiste de alguna declaración pública que hayas realizado?

-Sin dudas que dije mucha basura en frente de una cámara. Pero ninguna en lo que respecta a estos temas.

-¿Cuáles fueron las reacciones a tu tweet sobre Auschwitz?

-Las respuestas más intesas que recibí fueron por parte de mi entorno más directo y fueron muy positivas. Pero tengo la sensación de que la sociedad se alegra cuando una persona pública toma postura y es auténtica. En cuanto a las redes sociales, es un hecho que puedes recibir una tormenta de mierda por algo como esto. Cómo lidiar con eso es una cuestión de clasificación.

-¿Cuál es la clasificación?

-Se puede ver muy fácilmente si alguien está pensando realmente y hace una crítica objetiva o si sólo son insultos personales.

-¿Lees lo que te dice la gente en las redes sociales?

-Es difícil hacerlo. Principalmente porque no me gusta estar mucho tiempo en las redes sociales. Pero cuando te elogian por tu compromiso en estos temas, te motiva para seguir adelante.

-Volviendo al nazismo: ¿cuándo fue la primera vez que supiste sobre este capítulo oscuro de la historia alemana?

-En la escuela. Pero creo que mis lecciones de historia pudieron haber sido más atractivas. Por ejemplo, a través de contacto directo con personas que vivieron durante esa época, o con películas y documentales, que hay muchos. A menudo, el drama no le cae bien a mucha gente y yo tampoco pude desarrollar un sentimiento real sobre esto en mis clases. Sólo tomé consciencia del tema más adelante.

-O sea que te informaste por tu propia cuenta...

-Miré muchos documentales y leí entrevistas con personas que fueron víctimas. Cada vez se me pone la piel de gallina al instante y tengo una sensación muy distinta al pensar lo que habrá sido en aquel momento. Esto tiene un efecto educativo mucho más fuerte.

-¿Alguna vez fuiste a un campo de concentración?

-Cuando tenía 12 o 13 años, fui con mi padre y un amigo de la familia. De pronto, todo se volvió real. Vi fotos en las paredes y luego salimos al patio, donde reconocí algunos lugares de las imágenes que había observado. Fue entonces cuando me puse a llorar, porque todo se me vino encima. Visitar un campo de concentración debería ser una actividad obligatoria para todos.

-Durante mucho tiempo existió un consenso en Alemania de que algo como el nazismo no podría volver a ocurrir. ¿Estás seguro de eso ahora?

-Tengo una gran esperanza de que sea así, sin dudas. Pero claramente hay algunas tendencias distintas en este momento... Creo que hay mucha gente en Alemania que tiene miedo del futuro y siente que fue abandonada. Para esas personas, la solución en general es ver que el problema está en otras áreas, como la inmigración.

-¿Qué se puede hacer al respecto?

-Es una tarea de todos educar a estas personas con conocimiento. Si te acercas a ellos con mucho entendimiento y reconoces y lidias con sus problemas reales, el problema del populismo de extrema derecha también se va a solucionar. La clave para el éxito es llegar a todos, no con grandes palabras, sino con palabras que todos puedan comprender.

-¿Qué crees que disparó el gran incremento de votos que recibió el partido de extrema derecha AfD en el país en los últimos años?

-Las preocupaciones. Uno se agarra la cabeza y se pregunta cómo puede ser que haya sucedido, pero creo que mucha gente elige al AfD no por convicción, sino por falta de alternativas.

-¿Hablas con otras personas de estos temas?

-Cuando veo o leo algo, siempre me dan ganas de conversar al respecto. Sin embargo, no tengo algún amigo "político" en especial. Hablo mucho con mi familia o con amigos, con los que también hablo de otras cuestiones.

-¿Y con tus compañeros de equipo?

-El vestuario es un lugar completamente equivocado para hablar sobre estas cuestiones, ahí se habla solamente de nuestra vida futbolística diaria. Así fue siempre y así debería seguir siéndolo. Pero cuando salgo a comer o a tomar un café con compañeros como Joshua Kimmich, Serge Gnabry, Niklas Süle, Manuel Neuer o Thomas Müller, estos temas también aparecen en la agenda.

-Tu compañero Jerome Boateng se refirió recientemente al racismo creciente en Alemania y dijo: "Pensé que estábamos más adelantados, pero lamentablemente hemos retrocedido un poco" ¿Tienes esa misma sensación de que las cosas están yendo en la dirección equivocada?

-Los incidentes aparecen cada vez más seguido, yo también creía que era algo que habíamos superado en Alemania. Esto me llevó a reforzar mi postura y a expresar nuevamente mi opinión en público. Sin embargo, también hubo algunos buenos ejemplos recientemente: cuando Leroy Kwadwo recibió insultos raciales cuando jugaba contra Würzburger Kickers, los hinchas ayudaron a la policía a identificar al agresor. Además, hubo una ovación para el jugador afectado por parte del resto del público. Este es un ejemplo perfecto sobre cómo pueden resolverse estas situaciones. Es importante que este tipo de momentos tengan la debida atención, porque crean un sentido de comunidad en el que todos se dan cuenta de que no están solos en la lucha contra la derecha.