Las razones del divorcio entre Neymar y el Barcelona

Comentarios()
El entorno del brasileño admite que se siente solo y que por primera vez valora construir su propio proyecto lejos de Messi.


ANÁLISIS

Neymar Da Silva ha dicho basta. Ya no se siente tan a gusto en el Barcelona como antaño y jugar junto a su ídolo Leo Messi ya no es suficiente. A los veinticinco años el brasileño ha entendido que si quiere seguir creciendo no puede estar a la sombra de nadie, y menos en un Barcelona que jamás tendrá a plena disposición mientras al rosarino le quede fútbol en sus botas. Es algo que su entorno le viene diciendo desde hace tiempo y hasta el PSG, que se ha acercado a él en varias ocasiones, le han hecho notar. No será la primera espada de ningún equipo hasta que no deje el Barcelona.

El artículo sigue a continuación

Sin embargo, antes el delantero prefería formar parte del Barcelona de Messi antes que construir el PSG de Neymar, algo que ha cambiado recientemente a raíz de los últimos acontecimientos. Tampoco su padre está contento después que la operación para vestir a Lucas Lima de azulgrana en 2018 fuera descartada por parte del club azulgrana. Se da la circunstancia de que en la negociación por Lima, excuñado de Neymar, el padre del jugador barcelonista habría cobrado una comisión en concepto de intermediación tal y como firmó cuando su hijo se convirtió en jugador Barcelonista en 2013.

Y a pesar de que fuera el propio Lima quien desvelara la operación, fue el Barcelona quien, temeroso ante una posible y legítima denuncia del Santos a la FIFA por pactar con un jugador con contrato en vigor, descartó su incorporación. Ello ha acabado repercutiendo en el propio Neymar, quien se siente solo en el vestuario azulgrana, donde no tiene más compatriotas que Rafinha Alcántara, quien a su vez también medita muy seriamente la posibilidad de salir desde hace meses. Ni siquiera la posible llegada de Paulinho Bezerra convence ya a Neymar.

El PSG se ha mantenido a la expectativa, esperando su oportunidad. Consciente de que el Barcelona jamás negociará el traspaso de Neymar, solo esperaba el momento adecuado para poner los 222 millones de euros que refleja la cláusula del jugador por el que suspira desde hace años, algo que ya ha sucedido a pesar de que el pasado 1 de julio alcanzó el sueldo más alto que jamás ha cobrado en su carrera, alrededor de 18 millones de euros, para ver cómo vuelve a crecer hasta los 20 dentro de un año. Sin embargo, no se trata de dinero. Neymar quiere sentirse el líder y esto no pasará mientras Messi vista de azulgrana.

Cerrar