Guillermo centenario: la mano del Mellizo en Boca

Comentarios()
Marcelo Endelli/Getty Images
El DT llegó a su partido número 100 en el Xeneize con un triunfo. Sus méritos en dos años y medio de gestión.

Dos títulos. 55 triunfos. 26 empates. 19 derrotas. 191 puntos. 63% de eficacia. De los más de 900 días que lleva en el cargo, en 617 estuvo puntero. A partir del lunes, el curriculum vitae de Guillermo Barros Schelotto podrá decir que entró en el club del centenario en Boca: llegó a su partido número 100 ante Vélez y lo hizo con un triunfo.

Sus indiscutibles estadísticas, sin embargo, nunca lo ampararon de los constantes cuestionamientos. Pero, aunque sea difícil de percibir, la mano de Guillermo se hace presente en varios aspectos a la hora de manejar un plantel repleto de jerarquía.

Más de una vez se ha explicado que una de las tareas de la cabeza del grupo, que en este caso es el técnico, es administrar los egos. Y a Guillermo no le explotó el caso Tevez ni el de Zárate. Mantuvo a Pavón motivado y en nivel europeo, a pesar de algún bajón. Encontró rápidamente los suplentes de sus jugadores más importantes (Gago, Benedetto, Centurión, por poner algunos ejemplos) y todos le respondieron. Sostuvo a los futbolistas que deseaban irse, como Barrios, el Pipa o Kichan. Levantó niveles individuales y, a los que no, los bancó siempre delante de las cámaras (como a Rossi). ¿Una deuda? Mayor presencia de juveniles, aunque los que utilizó fueron enseguida tenidos en cuenta en Europa.

Desde la primera etapa de Carlos Bianchi (1998 - 2001) que ningún entrenador duró tanto tiempo en el cargo. Ni el propio Virrey, en sus dos excursiones siguientes, ni Miguel Ángel Russo, último campeón de la Copa Libertadores, ni Julio César Falcioni, finalista en 2012, ni Alfio Basile, que ganó todo lo que jugó. La marca de Schelotto habla de los resultados que consiguió, pero también cómo gestionó una plantilla que mayormente no se desarmó y que, encima, se potenció.

Cerrar