Dramatismo mata al fútbol

Comentarios()
¿Tan malo es el año de Colo Colo? ¿O algunos pocos resultados decisivos borran todo lo bueno y condenan un trabajo deportivo?

A simple vista, Colo Colo está viviendo una crisis futbolística. Es un equipo condenado a sufrir un semestre lleno de dudas y de críticas, sin más vueltas que darle al asunto. Con gafas limpias de toda suciedad, el año de Colo Colo –siempre hablando de lo deportivo- no se lee tan pesimista. El dramatismo, quizá, está matando al fútbol. Y aquí se esconde uno de los problemas.

¿Cómo entrarán a jugar los dirigidos por Pablo Guede, si entienden que una derrota los hace peor persona, y los obliga a ser merecedores de insultos y ataques banales? La presión mental, a la postre, termina dominando a las cualidades técnicas y físicas. El club de Macul, en el primer semestre, no salió campeón por apenas un punto. Uno. Por esa unidad, Universidad de Chile (terminó con 30) está más relajado, poderoso y sonriente, y Colo Colo es un subcampeón feo, triste y lleno de dudas cuando gira el balón. ¿Podrán también señalarle a Guede la temprana eliminación en la Copa Libertadores? Sí, tal vez, pero en un mano a mano con Botafogo, el poderoso Botafogo, de Brasil, era una posibilidad con alto porcentaje.

Ya en esta parte del año, la goleada frente a La Serena, por la Copa Chile, tiene su origen en ese dramatismo cacique (al margen de otros errores, está claro). La resurrección de un plantel golpeado puede estar cuando se comprenda que la derrota es constructiva, cuando esa derrota no sólo sirva para pisar cabezas en el suelo. El mensaje para Colo Colo debe ser ahora otro: ganar a partir del perder.

Cerrar