Scocco ya le hizo el lugar a Pratto en la delantera

Comentarios()
JUAN MABROMATA/AFP/Getty Images
Tras haberse acostumbrado a ser la única referencia de área, frente a Boca Nacho se paró unos metros más atrás y Borré fue el centrodelantero.

Cuando llevaba poco más de un mes en River y los rumores de que Bayer Leverkusen iba a pagar la cláusula de rescisión de Lucas Alario aumentaban día tras día, Ignacio Scocco aclaraba: "No soy un goleador, me gusta más tirarme atrás y asistir". Sin embargo, tras la salida del Pipa y ante la falta de variantes en el plantel, a Nacho no le quedó otra que convertirse en la referencia de ataque del Millonario. Y estuvo más que a la altura de las circunstancias: el santafesino marcó 15 goles en los 22 partidos que disputó su primer semestre en Núñez.

Pero ahora llegó Lucas Pratto, un centrodelantero nato, de características diferentes a las de Alario pero con su misma capacidad goleadora. Y Scocco podrá volver a la función con la que se siente más cómodo. De hecho, a pesar de que el Oso todavía no debutó con la banda roja, Nacho ya empezó a practicar para cuando le toque jugar con su nuevo compañero de ofensiva: en el Superclásico de verano, el ex Newell's jugó más lejos del arco que el año pasado y se dedicó más a abastecer a Rafael Santos Borré que a buscar el arco por sí mismo.

Contra Boca, fue el colombiano el que ocupó el lugar que está reservado para la compra más cara en la historia del Millonario -a quien Marcelo Gallardo no quiere apurar y decidió volver a dejar afuera del banco de suplentes- y no lo hizo nada mal. Después de un primer semestre en el que él mismo reconoció que le costó la adaptación al fútbol argentino, en el clásico marplatense el cafetero mostró su mejor versión desde que llegó a Núñez, en el que además del gol del triunfo aportó un muy buen despliegue y complicó durante toda la noche a la defensa rival.

A una semana de la reanudación de la Superliga, el Muñeco todavía no pudo probar en la cancha la dupla de ataque que utilizará para ir en busca de meterse en la pelea por el campeonato y conseguir una revancha en la Copa Libertadores. Sin embargo, de a poco empiezan a aparecer los primeros indicios de cómo será el nuevo River. Y aunque está claro que al equipo todavía le falta sumar ruedo hasta alcanzar un rendimiento más cercano al ideal, siempre es mejor trabajar desde la tranquilidad de una victoria. Sobre todo si es frente al rival de toda la vida.

Cerrar