Boca falló en la única zona donde no podía fallar

Comentarios()
Getty
Lautaro Martínez tuvo una noche perfecta y expuso falencias de la última línea xeneize que no se veían hacía tiempo. No es grave. Hay margen.

Y sí, un día se iba a cortar. Si las rachas están hechas para romperse, el extraordinario arranque de Boca se quedará en ocho victorias en ocho partidos y no podrá alcanzar al récord del River del Apertura ‘91 ni mucho menos los trece triunfos consecutivos de San Lorenzo. Racing le sacó la ficha y se aprovechó de la única zona que no podía fallar esta noche en La Bombonera: la defensa.

El conjunto de Guillermo fue ampliamente elogiado por sus capacidades ofensivas. Los goles de Benedetto y el desequilibrio de Pavón llevaron al Xeneize a ser el más goleador del último torneo y también del actual. Pero pocos ponen el ojo atrás: la endeble última línea del campeonato anterior había terminado con pocos tantos en contra y en la Superliga apenas llevaba dos. La Academia, en un rato, le convirtió la misma cantidad sin ser necesariamente superior en el desarrollo del encuentro.

Ante delanteros de la talla de Lautaro Martínez o Andrés Ibargüen no se puede fallar. Y, por primera vez, se falló. No fueron errores individuales o yerros en marcas, sino una cuestión estructural: habituado a atacar con mucha gente, el equipo quedó mal parado en varias ocasiones y regaló varias contras que los de Cocca no pudieron aprovechar, hasta que su ‘10’ abrió el marcador en una jugada que nace de un lateral que agarró desordenados a los defensores xeneizes. El 2-1, en cambio, tuvo un responsable directo: Goltz midió mal, el pique de la pelota lo sobró y dejó mano a mano nuevamente a Martínez para que asista a un desprotegido Solari.

Fue la mano del Mellizo la que cambio incertidumbres por certezas hace tan solo unos meses. Tendrá que ser esa misma mano la que corrija las desatenciones tras esta primera derrota. Nada es tan grave. Boca sigue puntero y hasta mereció empatar, pero no lo consiguió porque la Academia logró lo que no pudo Boca: se cerró bien y se llevó 3 puntos vitales para Avellaneda. El líder de la Superliga tiene 6 puntos de ventaja para absorber el golpe y seguir consolidándose como el mejor del país.

Cerrar