Noticias Partidos
Atlético Madrid

Simeone, hazte un 'Luis'

07:13 CLST 02-11-22
Atlético Madrid Brujas 12102022 Champions
¿De verdad que echar a Simeone solucionaría los problemas del Atlético?

Contexto, entrenamiento del Atlético de Madrid. Entrenador, Don Luis Aragonés. En un momento de la sesión, el 'Sabio' detuvo el entrenamiento, mandó formar un círculo a los integrantes de la plantilla y tomó la palabra. "Nos vamos a ir a la caseta, porque no les aguanto. No les aguanto que no trabajemos, que no peleemos y que no luchemos. Escúchenme, me echan a mí. A mi me importa un huevo que me echen. Primero, porque tengo dos mil equipos a los que ir, pero no me echan por hacer el gilipollas, que es lo que está haciendo este grupo. Este grupo está haciendo el gilipollas. Nada más". Luis acabó, mandó al grupo al vestuario y ese mensaje aún resiste el paso del tiempo. Es universal.

El Atleti, ahora, tiene lo que se merece. Nada. Ni Champions, ni Europa. Sólo ridículo. Tras meses de deriva, inestabilidad y crispación, el grupo se ha permitido abandonar su identidad, dejar de competir y entregarse a una desidida patética. Ni lucha, ni gana duelos, ni compite, ni juega. Es un engendro nacido del miedo y la desidia. Hasta un ciego vería el camino para salir de este socavón de vergüenza: cerrar la boca, resetear la cabeza, ponerse en forma y trabajar. Se buscan jugadores con rebeldía y que solo agachen la cabeza para besar el escudo. Hombres, no nombres. Es lo mínimo que exige una afición que no se merece esta basura. El otro día se lo decía a Paulo Futre y me reafirmo. Esa afición nunca falla y el equipo no deja de fallarles. Hay que poner pie en pared.

Completado el 'hat-trick' de bochorno (Leverkusen, Cádiz y Oporto) las miradas se centran en Simeone, culpable de los grandes éxitos y también de los grandes fracasos. El Cholo siempre ha sido blanco fácil y ahora, los profetas que llevan diez largos años anunciando su fin de ciclo, se frotan las manos. Barra libre para el aquelarre. Hace años que repiten la cantinela: hay que echar al Cholo porque cobra mucho, porque es un cagón y porque teniendo "la mejor plantilla de la historia", un "mega-plantillón', nos dicen, y el hombre es tan malo que se ha cargado al equipo. Simeone, dicen, tiene la culpa de que esos jugadores no den dos pases, no ganen duelos, no corran, hagan el ridículo y no sepan sacar ni de banda. Hablar pestes de Simeone es gratis. Mirar al campo y después al palco cuesta más. El que crea que echar a Simeone es la solución, adelante. El que crea que el Cholo debe dimitir, adelante. Y el que crea que cuando se vaya Simeone el problema se solucionará, adelante con los faroles. Muchos dicen que esto es un fin de ciclo de manual y que algunos nos negamos a reconocerlo. Es posible. El campo dirá. Ese no miente.

Quien esto escribe lo tiene más claro que el caldo de un asilo. Ni discursos melifluos, ni bienquedas, ni pagafantismo, ni recogidas de cable. Si el club no cree en Simeone, que le echen. Y si el club sigue creyendo en la única autoridad moral que le queda, que le renueve. Con eso, se reforzaría al entrenador. Y con eso, los que se creen que vestir la camiseta del Atleti está barato, tendrían que volver a currar para ganárselo. El Atleti no es país para diplomáticos, ni para entrenadores de sofá, ni tampoco para gacetilleros ilustres que se arriman al sol que más calienta. No es que Simeone se haya ganado el derecho a irse cuando quiera. Es que es el único que puede y debe coger de la pechera a más de uno, porque si no lo hace, lo harán con él. Simeone tiene que reunir al grupo y decirles todo aquello que en su día dijo Luis Aragonés. Que a él le importa un huevo que le echen, que tendrá dos mil equipos y que el grupo, desde hace ya varios meses, está haciendo el gilipollas.

Rubén Uría