Messi y Luis Suárez validan la posesión del Barcelona

Comentarios()
LLUIS GENE
Marcelino consigue desactivar la avasalladora posesión del cuadro azulgrana hasta que el rosarino y el uruguayo dicen basta.


EDITORIAL

Estuvo a punto de darse con un canto en los dientes el Barcelona más dominador de la temporada ante un Valencia que vino con pocas intenciones de marcar. La máxima de Marcelino García Toral pasaba por no encajar y el técnico 'ché' supo poblar su defensa para ver cómo el Barcelona se daba una y otra vez de bruces contra ella. Porque en el primer tiempo el cuadro azulgrana lo intentó todo, atacando por el eje y aprovechando las bandas, usando la estrategia y la improvisación sin conseguir que el casi 80% de posesión del primer tiempo se tradujera, ya no en un gol sino en un simple remate al arco.

Al Barcelona se le atragantan las primeras partes

Ignasi Oliva Gispert · Goal analiza EN VIVO la victoria del Barcelona al Valencia.

Posted by Goal en Español on jueves, 1 de febrero de 2018

Quería Marcelino resolver en Mestalla pero Messi y los suyos no estaban dispuestos a desaprovechar la ida y siguieron intentándolo con insistencia en el segundo tiempo, y a medida que el cansancio hacía mella en las piernas valencianistas, las estrellas barcelonistas se iban sintiendo más cómodas, algo que está marcando la era Valverde. Primero desgastan al rival y luego le matan, en el sentido metafórico, claro está. Pero gozando del Messi y el Luis Suárez viviendo las mejores rachas de su carrera el Barcelona no dio su brazo a torcer y entre los dos fabricaron el único gol del partido, el que permite ir a Valencia sabiendo que un empate clasifica al Barcelona para otra final de la Copa del Rey.

El guión lo hemos visto muchas veces ya. Jordi Alba se la dio a Messi, que dejó sentados a varios defensas antes de servir el centro con el que Luis Suárez batiría de cabeza a Jaume Domènech en el minuto 66 y dejando al equipo a apenas noventa minutos de la primera final -la segunda si se tiene en cuenta la Supercopa de España- de la era Valverde. Todo lo que no sea perder por más de un gol -algo que nadie ha logrado todavía, al margen de lo sucedido en la mencionada Supercopa- significará ver al Barcelona en otra final de la Copa del Rey.

Próximo artículo:
Historia de la Copa América (1975): la primera edición itinerante, en manos de Perú
Próximo artículo:
Las predicciones del sorteo de la Copa América 2019
Próximo artículo:
Matías Suárez será refuerzo de River: "A Gallardo no podía decirle que no"
Próximo artículo:
Boca, entre la renovación y la continuidad
Próximo artículo:
Mariano, una opción "casi imposible" para la delantera del Real Betis
Cerrar