Noticias En vivo
UEFA Champions League

Lewandowski, un nuevo ‘caso Ribéry’ diez años después

16:35 CLST 30-04-18
FRANCK RIBERY ROBERT LEWANDOWSKI BAYERN MÜNCHEN GERMAN BUNDESLIGA 08042017
El delantero del Bayern parece más cerca que nunca de ser el nuevo Benzema del Real Madrid. Pero en Múnich tienen fresco aún el verano de 2009

LA INTRAHISTORIA

Estará bajo todos los focos. Real Madrid y Bayern Múnich se ven las caras en las semifinales de la presente Champions League, con Robert Lewandowski en el punto de mira. Por ser uno de los mejores delanteros del mundo, obviamente. Pero especialmente en este caso, por la posibilidad de un ‘affaire’ con el club blanco. ¿Serán sus últimos partidos con el Bayern en Europa? ¿Visitará el Santiago Bernabéu para ‘quedarse’ ya allí? El caso es que ni siquiera son preguntas realmente nuevas. Pero esta vez parece que hay muchos condicionantes que invitan a no dejarlas pasar.

Por un lado, el delantero polaco lleva ya cuatro temporadas en Múnich, y nunca estuvo más temporadas en ningún club anterior. A sus 29 años, y en un estado de forma excelente, parece el momento ideal para un último gran movimiento en su carrera. Además, ha cambiado sorpresivamente de agente, dejando atrás diez años con Cezary Kucharski -quien le llevó al Bayern en 2014 pese al interés latente del Real Madrid- para pasar a ser representado por el ‘super agente’ Pini Zahavi: se cuenta que precisamente para intentar dinamizar un hipotético traspaso este verano. Y por otro lado, en el Real Madrid está más discutida que nunca la presencia de Karim Benzema en la delantera, habiendo dejado este verano también una vacante con las salidas de Morata y Mariano, llegando únicamente Borja Mayoral. Además de que los casos de James Rodríguez y Omar Mascarell podrían dar a los blancos cierto margen de negociación. Teniendo en cuenta que Lewandowski y el Real Madrid llevan echándose miraditas desde que en 2013 le mostrase un póker cuando aún militaba en Dortmund, todo parece encajar.

Sin embargo, en esa ecuación entre delantero y club blanco, falta por incluir la variable del Bayern Múnich. Y en este caso, es imposible que haya una solución viable sin ese factor. Porque, además, la sensación en Múnich es que el Bayern no va a dejar escapar a Lewandowski, ni aun cuando todos en el entorno del club bávaro entienden que el polaco quiera dejar la Bundesliga este verano. Le siguen queriendo en sus filas. Y es más, esa predisposición de puertas hacia afuera está provocando que el Bayern se cierre más y más a la posibilidad de un traspaso. Porque no se trata siquiera de evaluar ofertas económicas o de compensar un proyecto deportivo, sino de respeto. De que otro club grande no extienda su ‘cortijo’ hasta la frontera bávara. Ahí está el quid. El Bayern no es sólo un factor más intrascendente, sino el factor en mayúsculas para la viabilidad de esta operación.

Todos en el Bayern Múnich, pasando especialmente por Heynckes y Rummennige, han dicho ya por activa y por pasiva que quieren contar con Lewandowski y que no se moverá. El movimiento clásico, se puede pensar. Pero quizás la clave de que el club bávaro realmente va en serio con lo de los candados a la puerta de salida la daba Uli Hoeness este pasado verano a un par de medios de comunicación en sendas entrevistas, sin ni siquiera estar involucrados ni el polaco ni el Real Madrid de por medio: “Tenemos que demostrar quién es el jefe de la casa. Estos son los clubes donde se hacen contratos serios e indelebles. Si tú tienes fortaleza en los contratos, entonces los jugadores y agentes pueden hacer lo que quieran. Basta con retomar que un contrato es un contrato […] Nosotros preguntaríamos al jugador: ¿puedes leer hasta cuándo dura tu contrato? Y ahí se acabaría la discusión. ¿Has visto que alguien le tome el pelo al Bayern? […] No estamos en venta. Podemos rechazar hasta 100 millones de euros”. Hoeness hablaba del Borussia Dortmund y del caso de Dembele, pero esa misma filosofía la hace extensible a su Bayern Múnich.

De ahí que la sensación en Múnich es de que, tal y como se están desencadenando los acontecimientos y la férrea convicción que demuestra el Bayern en sus círculos más cercanos, el club bávaro no dejará salir a Lewandowski finalmente, por muchos cantos de sirena en la actualidad. “¿Cuándo acabas tu contrato?”, le preguntaría el Bayern, siguiendo las indicaciones de Hoeness. Y entonces el delantero polaco tendría que responderle que en diciembre de 2016 renovó hasta junio de 2021 (acababa en 2019). Cuestión de orgullo y prejuicio, como la novela. Entre la afición del Real Madrid está la sensación de que Lewandowski podría estar cerca de ser el nuevo Benzema, pero en el Bayern está la sensación de que el polaco está aún más cerca de ser el nuevo ‘caso Ribéry’.

Un caso que en Múnich tienen bien presente todavía, puesto que, en cierta manera, están convencidos de que aquello cambió su status público durante la última década y hasta el día de hoy. Ribéry había fichado en 2007 por el Bayern Múnich procedente del Olympique de Marsella. Toda Europa le conocía ya tras su buen Mundial en 2006, y el Real Madrid quiso echar las redes sobre el francés. Lo hizo en 2008, pero especialmente en el verano de 2009, nada más llegar Florentino Pérez a la presidencia merengue por segunda vez. Les vendió a Robben por unos 25 millones de euros y ofreció unos 65 ‘kilos’ por el francés. De los de aquellos tiempos, claro. La operación parecía asentarse sobre buenos cimientos, y el culebrón estuvo en boca de toda España hasta el último día del mercado de fichajes ese verano, pero el Bayern se resistió con uñas y dientes a venderle, incluso pese a los guiños públicos del propio Ribéry. “Si me voy de Alemania, sería sólo para jugar en el Real Madrid. Zidane sería feliz si ficho por ellos”, llegó a decir abiertamente. 

En realidad, la puerta estuvo cerrada a cal y canto desde el primer momento. Hasta el día de hoy, en que Ribéry sigue jugando para el Bayern por undécima campaña consecutiva. Y el club bávaro se ha ganado su respeto ante el aficionado y el resto de clubes del mundo por su seriedad, su fortaleza y por el valor de su palabra, con casos como el de ‘Scarface’ sin ir más lejos, creen ellos mismos. De hecho, en este tiempo y con la única excepción de Toni Kroos, ningún jugador top abandonó el Allianz Arena para fortalecer a uno de los grandes de Europa. Y sobre todo, ningún jugador pareció dominar realmente la escena para lograr su traspaso. Más bien al contrario. Y si Lewandowski y el Real Madrid quieren romper esa dinámica, en Múnich se ven en condiciones de refrescar todavía lo que pasó con Ribéry. El polaco estará bajo los focos en esta semifinal, y las cartas están todas sobre la mesa, pero la jugada maestra no llegará ni por la oferta económica ni por el proyecto deportivo. Porque ahí el que suele llevarse los órdagos últimamente es siempre el mismo.