La noche que Sergio Ramos hizo llorar a Monchi

Comentarios()
Getty Images
El ex del Sevilla recuerda la marcha del central como "una de las noches que he llorado como director deportivo por impotencia".

La Roma de Monchi visita este miércoles al Real Madrid en la primera jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League. El director deportivo español es reconocido como uno de los mejores del mundo en su puesto pero los merengues le hicieron pasar uno de los peores tragos de su carrera.

Cuando el Real Madrid pudo fichar a Monchi pero se fue al Sevilla

Fue el 31 de agosto de 2005, el último día de aquel mercado de fichajes y en el que Sergio Ramos, el canterano más prometedor del Sevilla, se marchó al Real Madrid a cambio de 27 millones de euros.

"Era el último día de mercado. Florentino pagó la cláusula de Ramos. Tuvimos que buscar un central para poder reemplazar a Sergio. Sí es verdad que hablé con Sacchi, pero los nombres que me dio ya los había barajado yo quince veces. Una de las noches que he llorado como director deportivo por impotencia fue esa", recordaba en una entrevista en Jot Down .

sergio ramos fc sevilla

De hecho, aquella operación provocó que Monchi fichara al único jugador al que contrató sin haberlo visto jugar, Ivica Dragutinovic: "José María Cruz, director general, a última hora de la noche se acordó de que Pedja Mijatovic había estado hacía unos días en las oficinas del club ofreciéndonos un central que jugaba en Bélgica. Yo no lo conocía, pero llamamos por teléfono a gente que dominaba el fútbol belga, Drago jugaba en el Standard de Lieja, y lo fichamos así. Era un millón y pico, no era un gran riesgo, pero nos salió muy bien. Aunque fue el factor suerte, no otra cosa".

El artículo sigue a continuación

Lenglet, el último 'servicio' de Monchi al Barcelona... y al Sevilla

"Cuando doy conferencias sobre mi profesión lo dejo claro. A pesar de que nos funcionó, nunca volvimos a dejarnos llevar por el azar. No cedí a la tentación de volver a tratar de hacer algo así. Me mantuve en mi línea. Y así también me equivoqué, y muchas veces, pero al menos lo hice con mi propia forma de trabajar. Lo de Drago fue un tanto que se apuntó la suerte, no yo, y seguí planificando las plantillas como hasta entonces", añade sobre esa arriesgada operación.

 

Cerrar