La hoja de ruta del Sevilla con Marcao

Marcao GalatasarayGetty

El Sevilla va a necesitar reforzar su defensa de cara a la temporada 2022-2023. El club de Nervión ya busca un recambio para Diego Carlos tras su marcha al Aston Villa y uno de los nombres que está sobre la mesa de Monchi es el del brasileño Marcao do Nascimento Teixeira.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram sobre el Sevilla FC y recibe todo el contenido de Goal sobre tu equipo al instante en tu móvil

El central del Galatasaray de 26 años es, según ha podido confirmar GOAL, una de las opciones pero no la única que maneja la dirección deportiva sevillista para empezar a reconstruir su defensa, donde también se esperan más cambios ante la previsible salida de Jules Koundé.

En lo que concierne al brasileño, el Sevilla ya ha iniciado conversaciones tanto con el central como con el Galatasaray aunque, tal y como ha contrastado GOAL aún no ha habido ninguna oferta formal. De hecho, diferentes medios turcos aseguran que el club de Estambul empieza a hacerse a la idea de que Marcao saldrá.

El jugador brasileño está muy ilusionado con la posibilidad de recalar en LaLiga. Marcao ha tenido más pretendientes en el mercado, por ejemplo uno más poderoso económicamente como el Zenit, al que ha rechazado por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania pero también porque considera que ir al Sevilla es un movimiento más interesante a nivel deportivo para su carrera.

Zurdo, perfil que ocupaba Diego Carlos pese a ser diestro, y de gran envergadura, Marcao encaja dentro de un perfil de central experimentado y agresivo que era su compatriota y permitiría que otro de los centrales que pueda incorporarse sea un jugador más joven y con proyección a medio plazo como fue en su día Koundé.

Por su parte, el Sevilla no hará movimientos hasta que comience el nuevo curso a nivel económico el próximo 1 de julio pero sólo cerrará la incorporación de Marcao si cuadra en sus parámetros económicos y esperan poder cerrar una operación que no exceda demasiado los 10 millones de euros.