Es la hora de un Valencia 2.0

Comentarios()
Getty Images
Lo más importante este verano es comprobar el salto institucional que tiene que dar el club después de casi una década instalado en la mediocridad.

Banner Héctor Gómez Valencia

Un mes después de la consecución del título de Copa del Rey y con los jugadores ya pensando en que en dos semanas vuelven a calzarse la botas en Paterna se da la circunstancia de que el personal, otro verano más, anda nervioso por ver que han pasado casi cinco semanas y el Valencia CF no ha fichado a ningún futbolista. Y sinceramente, siendo relevantes los fichajes creo que lo más importante este verano es comprobar el salto institucional que tiene que dar el club después de casi una década instalado en la mediocridad y divagando muchas temporadas sin saber hacia donde caminaba la entidad.

Ahora, una vez consolidada la plaza para Champions por segundo año consecutivo y con el empuje que le da a un club haber logrado un título ante el Barça, es el momento más difícil para los dirigentes valencianistas. El club ha conseguido volver a llegar a lo alto, a la élite y mirarla a los ojos de nuevo. Sin embargo, ahora viene lo complicado que es mantenerse en ese nivel de competitividad y de exigencia. Ahora es momento de asentarse definitivamente entre los mejores y querer quedarse ahí para competir con ellos de verdad y sin excusas. Ese es el siguiente paso que debe dar el Valencia CF.

Por primera vez desde que Peter Lim compró la mayoría accionarial del club valencianista, se va a cumplir algo del plan de negocio que Meriton preparó y entregó a Bankia. Ese plan pasaba por jugar todas las temporadas la Champions y para esta temporada se esperaba tener un presupuesto ya superior a los 200 millones de euros. Ese presupuesto es posible que no se alcance pero no se va a quedar muy lejos del que manejarán este curso los Lim, Anil, Alemany, Longoria y Marcelino....

Sin ser un presupuesto como para exigir ganar títulos, si es un punto de partida como para empezar el verano sabiendo que este curso el técnico tendrá que acertar de lleno con los fichajes y saber que los errores del verano pasado le pueden condenar a él y al club en este curso tan trascendental para la institución.

El técnico ha finalizado el curso encumbrado por los logros de final de temporada que en ningún caso son discutibles. Su mérito en indiscutible pero también él debe ser consciente de que no todo se hizo bien y que el verano debe servir para corregir errores cometidos hace un año. El asturiano ha pedido que Neto no siguiera en el club y ha dado luz verde a la llegada de Cillesen, entendiendo que el nivel en la portería como mínimo se mantendrá. Ese cambio no tiene marcha atrás pero además tendrá que fortalecer el centro del campo ante los problemas que originaron el pasado curso las lesiones de Kondogbia y Coquelin. La sala de máquinas tuvo flojera en determinados momentos por esas ausencias y también necesita alguien que le de aire a Parejo. Además, otra temporada con los números tan bajos de los delanteros sería como comprar casi todos los boletos para fracasar en los objetivos. El ejemplo Batshuayi tiene que servir muy bien al cuerpo técnico para no volver a fallar en la elección del delantero. Sabiendo que es posible que salga Rodrigo, la llegada de Maxi, el gran objetivo, debe ir acompañada de algún delantero importante que asegure una capacidad goleadora que este año el equipo no tuvo.

En definitiva, el Valencia CF y su entrenador, que es la figura sobre la que rota el proyecto deportivo de la entidad están obligados a seguir subiendo el nivel de exigencia si quieren seguir creciendo como club. Este curso no servirá la excusa de que se vienen de dos años buenos, porque la realidad es que para poder instalarse entre los mejores clubes de Europa y dar un salto para acercarse a los tres clubes que han abierto brecha en la Liga solo vale tener muy claro que hay empaparse de una actitud ambiciosa y de crecimiento. La Copa y la clasificación para Champions han estado muy bien pero ahora ya es lo momento de pensar en seguir creciendo.

Cerrar