Esto es el Barcelona de Messi, no el Getafe de Laudrup

Comentarios()
Getty Images
Valverde sorprende con Messi fuera del once y el Barcelona protagoniza el partido más gris de la temporada a pesar de amarrar la primera posición.


EDITORIAL

Hay que reconocer que la gestión que Ernesto Valverde está realizando del vestuario azulgrana y de sus estrellas está siendo sorprendente. Primero recuperó a Andrés Iniesta, dosificado hasta la extenuación con Luis Enrique Martínez, quien a su vez fue incapaz de convencer a Leo Messi para que asumiera que, a sus treinta años, a veces le toca descansar. En el Juventus Stadium el 'txingurri' se la jugó dejando al rosarino en el banquillo, algo que no sucedía desde el 1 de mayo de 2013. Pero resultó que Valverde tenía un plan.

Y no era otro que dosificar a su estrella en vista al complicadísimo desplazamiento del próximo domingo a Mestalla, donde el Barcelona puede dar un hachazo a la Liga en caso de derrotar al Valencia. Así, el Barcelona más gris de la temporada aguantó el 0 a 0, un resultado que garantizaba la primera posición del grupo D de la Champions League. Pero en un equipo en el que ganar no es suficiente, tampoco puede serlo el empate y Valverde resolvió darle treinta y cinco minutos al jugador más determinante del planeta para ejercer de revulsivo ante la desgastada defensa juventina.

Ignasi Oliva Gispert · Goal comparece EN VIVO tras el soporífero empate entre la Juve y el FC Barcelona.

Posted by Goal en Español on miércoles, 22 de noviembre de 2017

Probablemente la ausencia de última hora de Giorgio Chiellini invitó a Valverde a actuar de esta forma. Pero sin Messi el Barcelona es mucho menos Barcelona. Quizá incluso menos. Su ingreso en el campo en el segundo tiempo le dio al equipo la marcha más que necesitó en los primeros cuarenta y cinco minutos. Con el rosarino en el verde, el Barcelona empezó a intimidar a la Juventus, que sentó a Juan Cuadrado para ir reculando cada vez más, acongojada por la presencia del argentino, quien ingresó al terreno de juego arropado por una clamorosa ovación del respetable juventino.

Porque en la Juventus saben lo que es bueno. Pero Messi no apareció. Entró tarde y mal y el Barcelona regresa a casa con un empate que le sirve para conseguir el objetivo pero que alimenta las dudas en cuanto a la practicidad valverdiana. Porque salir a empatar siendo el Barcelona de Messi, y no el Getafe de Michael Laudrup y la victoria debe ser un objetivo innegociable en cada partido. A fin de cuentas, si el objetivo era el empate, Messi bien podía haberse quedado descansando en casa. Mucho cuidado con el conformismo.

Cerrar