Con la estadística de su lado: los números de Alfaro en Boca

Comentarios()
Marcelo Endelli/Getty Images
El Lechuga ostenta números de lujo desde que asumió en el Xeneize pero no pudo obtener su segundo título en el club.

La llegada de Gustavo Alfaro a Boca generó incertidumbre: sin tanta espalda en equipos grandes, pero siendo uno de los técnicos con mayor trayectoria del fútbol argentino, su desembarco significaba una apuesta. Con el respaldo de Nicolás Burdisso, el Lechuga le ganó la pulseada a Antonio Mohamed -el candidato de la dirigencia- y asumió en enero con la responsabilidad de reconstruir la confianza de un equipo golpeado tras la derrota en la final ante River.

¿CUÁNTOS PARTIDOS JUGÓ BOCA EN EL SEMESTRE?

Cercano a la histórica identidad que pregonó a lo largo de su historia el Xeneize, el Lechuga intentó hacer un lavado de cara: pasó del estilo súper ofensivo de Guillermo Barros Schelotto, a uno mayormente equilibrado. Y aunque todavía el funcionamiento está en la lista del debe para el cuerpo técnico, los números le sonríen y logró ganar la Supercopa Argentina, pero no así la Copa Superliga.

El DT lleva dirigidos en este 2019 un total de 27 encuentros oficiales (29 contando los dos amistosos del verano). Fueron seis por la fase de grupos de la Copa Libertadores, 12 por la Superliga, uno por la Supercopa, uno por Copa Argentina y los siete de la Copa Superliga. Y cerró el semestre con 16 triunfos, ocho empates y tan solo tres derrotas, lo que le da una eficacia superior al 70%.

El artículo sigue a continuación

Hay más. Como local, transformó a La Bombonera en una fortaleza casi inexpugnable: solo perdió una vez en el Alberto J. Armando, ante Atlético Tucumán. Son nueve victorias y un empate que también se podría contabilizar como un triunfo (el 0-0 ante Vélez que ganó en los penales). Como visitante, sus números tampoco son malos: siete empates, cinco victorias y una única caída. La media inglesa...

En los mano a mano había ganado todos sus cruces hasta caída en la final contra Tigre en Córdoba, pero no todos sus cotejos: empató la final ante Rosario Central, los dos choques ante Vélez y la ida ante Argentinos. Además, y a pesar de que la solidez defensiva pareciera no ser una de las máximas virtudes, apenas recibió 18 goles y sostuvo la valla invicta en 14 oportunidades. Y aunque lo tilden de ser poco ofensivo, lleva 44 goles a favor, lo que le da un promedio cercano a los dos por partido.

Ahora, a cinco meses de haber asumido, la incertidumbre se transformó en certeza: Alfaro, aunque no convence desde el juego, gana y gana. Pero ahora deberá rearmarse luego de otro partido clave perdido.

Cerrar