El VAR salva al Real Madrid antes del Clásico de Copa

Comentarios()
GETTY IMAGES
Benzema y Bale, ambos de penalti, dan la victoria a los blancos antes de recibir al Barcelona. El segundo, de Doukouré a Casemiro, muy polémico

OPINIÓN

El Real Madrid se llevó este domingo el Oscar a la mejor actuación de suspense de la presente jornada de La Liga con un partido donde el Levante a punto estuvo de propiciar otro descalabro merengue. De hecho, se quedó a tan sólo once metros. Pues el equipo blanco, plagado de titulares, sólo pudo sacar los tres puntos del Ciutat de Valencia desde el punto de penalti, y en los minutos finales del partido (1-2). Marcaron Benzema y un Bale que no lo celebró para mantener con vida a los blancos antes del Clásico de la próxima jornada y del Clásico de la semifinal de Copa. Un partido para el que los blancos llegan con muchas más dudas de las que se pudiera pensar hace una semana. O antes de la ida, sin ir más lejos. De ello tiene responsabilidad el propio Real Madrid, el Levante, pero también la derrota de la semana pasada ante el Girona. Y el Barcelona, claro. 

No obstante, el Real Madrid jugó dos partidos este fin de semana. Uno, el de este domingo en el Ciutat de Valencia ante el Levante. Y otro, el sábado, en el Sánchez Pizjuán entre Sevilla y Barcelona. Un partido que, sin estar de cuerpo presente, le podía meter en plena pelea por el título. Y de hecho, así fue durante muchos minutos. Sin embargo, Messi quebró casi toda ilusión merengue en La Liga con un hat-trick de otro planeta (2-4). Y a buen seguro que ello debió afectar el ánimo madridista de cara a su visita ante el Levante. Sería lógico y natural. 

Porque el partido del Real Madrid en la capital del Turia fue propio de un equipo sin el espíritu de lucha de un campeón. Ni de un aspirante tampoco. Tácticamente, se le atragantó el 3-5-2 del Levante. Futbolísticamente, tampoco se hizo a un césped lento, inusualmente encharcado. Pero sobre todo, quedó siempre la sensación de incomodidad de quien está en un lugar donde no quiere estar. El invitado de piedra en una cita inesperada. Con permanentes errores no forzados, desubicado, y llegando tarde a las marcas. Y así, el partido siempre estuvo pendiendo de un hilo, sin dominador ni pronóstico claro.

Sólo en la primera parte, el Levante tuvo dos tiros al palo, más una ocasión franca dentro del área. Sin embargo, fue Benzema el que anotó de penalti tras unas manos clarísimas de Bardhi que Iglesias Villanueva decretó tras verlo en la pantalla del VAR sobre el mismo césped. Una ventaja al paso por la caseta que ni mucho menos le dio el dominio al equipo blanco. Es más, a los sesenta minutos, el Levante empató el encuentro con un gol que se inventó Roger al rematar un centro lateral al que parecía que no llegaría. Vinicius era el único que parecía que podría desnivelar entonces un encuentro enfangado, pero Aitor Fernández le negó un mano a mano al mismo tiempo que Solari comenzó a pensar en el Clásico, sustituyendo a los Kroos y Benzema del césped.

El empate parecía inevitable ya cuando Iglesias Villanueva le concedió un nuevo penalti a los blancos. Un penalti que en vivo nunca pareció tal, y que incluso era dificilísimo de encontrar en las repeticiones ofrecidas por televisión. Queda pensar que el colegiado debió escuchar la patada de Doukouré a Casemiro, porque ni siquiera se acercó a verlo a su monitor cuando en el primer penalti sí lo hizo. Lo que todavía acrecentó más las dudas del planeta fútbol, y la rabia del equipo y la hinchada local. Porque, además, Gareth Bale marcó desde los once metros sin casi tiempo para remontar. 

Un gol que enterraba las esperanzas granotas, sin casi tiempo para remontar. Un gol que permite al Real Madrid seguir ‘vivo’ en La Liga. Y un gol que demostró que Bale se lleva tan bien con Solari como con Zidane porque le da los mismos pocos galones. Porque el galés no lo quiso celebrar. Justo antes de la semana más importante del Real Madrid en este curso. El expreso debe ser el único que no ve que, aun siendo hoy salvador, lleva atascado en la estación demasiado tiempo.

Cerrar