El día que Messi vació el Villamarín

Comentarios()
El segundo gol del rosarino, cuarto del Barcelona, desactivó a la leal afición bética, que se marchó del campo antes de tiempo.


LA INTRAHISTORIA

Nunca hay que desaprovechar la ocasión de ver a Leo Messi. A menos que le esté haciendo un siete al equipo de tus amores, quizá sea la única excepción. El recital del rosarino en el segundo tiempo en el Benito Villamarín fue demasiado para la apasionada afición del Betis, que resolvió marcharse a falta de diez minutos para acabar el partido, algo que sucede a menudo en el Camp Nou -por aquello de no encontrar aglomeraciones en el metro- pero no en el club verdiblanco, que cuenta con una de las aficiones más leales de la Liga. Messi acabó con toda esperanza a pesar de que el feudo bético había acogido la mejor entrada de público de su historia.

Y ello que los hombres de Quique Setién le disputaron el balón al Barcelona e incluso limitaron a los jugadores azulgrana a un solo remate a puerta en el primer tiempo a pesar de que Ernesto Valverde había puesto toda la carne en el asador. Pero tras el descanso Messi y los suyos despertaron, especialmente después de que Iván Rakitic abriera la lata en el minuto 59. El rosarino pondría el 0 a 2 poco después pero, no contento con ello, regalaría un eslálom en la frontal del área bética que culminaría con un centro del croata para que Luis Suárez estableciera el tercero.

Pero Messi quería más y se inventó el cuarto y regaló al uruguayo el quinto. Esto ya no lo vieron muchos aficionados béticos, pues el partido se estaba disputando ante apenas media entrada, que no soportó el 0 a 5 que el Barcelona le endosó al Betis en media hora. Lo peor, la lesión de Thomas Vermaelen, aunque los primeros indicios auguran que no se trata de nada grave, y que Luis Suárez no podrá jugar ante el Alavés la próxima semana por acumulación de tarjetas. El que estará seguro es el rosarino. No dejen de pasar la oportunidad de verle. Los nietos que todavía no tiene le preguntarán por él.

Cerrar