El culebrón Griezmann entra en los días decisivos: ya cuesta 120 millones

Comentarios()
(C) Getty Images
El 1 de julio su cláusula desciende a 120 millones de euros y el Barcelona es el favorito para ficharlo

Ya es 1 de julio y eso es mucho más que un día en el calendario. Empieza un nuevo periodo contable, quedan libres jugadores y, también, es el momento en el que la cláusula de Griezmann baja a 120 millones de euros. Es, por lo tanto, el tiempo de resolver uno de los culebrones del verano, ya que el francés anunció hace unos meses que saldría del club, pero no dijo el destino. Y, por descontado, se asumió que nada sería oficial hasta que la cláusula no decreciese. 

En estas semanas, en realidad, siempre ha habido un claro favorito para hacerse con sus servicios. Hasta el consejero delegado del Atlético, Gil Marín, aseguró que irá al Barcelona. "Se sabe desde marzo", advirtió el directivo. Si llega al Barça, como es probable, no lo hará sin cierta zozobra. Porque el año pasado, en su docu-drama 'La decisión' el club azulgrana, que se veía ganador, vio un rechazo público y sonoro. Históricos del club, como Rexach, le han señalado como una contratación indeseable. Y la información mayoritaria asegura que el vestuario -o Messi, que viene a ser un poco lo mismo- no le quieren. 

Pero, a pesar de todo, siguen siendo los favoritos y los probables compradores de Griezmann. 'L'Equipe' da más datos, cuenta que Griezmann en el traspaso se ha recortado su astronómico salario en seis millones de euros, y que estará hasta el 2024 en el Barça cobrando 17 millones por temporada. Será el final de un traspaso en diferido, que se dio por hecho hace un año, pero terminó en renovación. Una extensión de contrato por la que el Atlético le pagó una cantidad récord para sus estándares y que un año más tarde está a punto de caducar. El propio contrato que contemplaba esa caída de la cláusula era una pista de que no todo había acabado con aquella renovación. 

Y todo esto, mientras la ola de Neymar arrampla con todo. Porque quizá las cosas hubiesen sido diferentes si en primavera, cuando se calentó la operación del francés, hubiese habida la posibilidad de fichar el brasileño como parece haber ahora. El caso es que el Barcelona se encuentra ahora en una rara situación. Porque Griezmann es un tema casi cerrado, pero tampoco negará a Neymar si de verdad el nudo se desenlaza. Y, si ambos llegan juntos, se resuelven dos preguntas, pero se crean muchas más incertidumbres todavía. Este lunes empieza todo. Es 1 de julio. 

Cerrar