El Clásico del 'sorpasso'

Comentarios()
Getty
Tras casi nueve décadas con más derrotas que victorias ante el Real Madrid el Barcelona se pone por delante tras volver a ganar en el Bernabéu.


EDITORIAL

El Barcelona ha desbancado al Real Madrid como gran dominador de los Clásicos. Con las dos victorias a domicilio del eterno rival, la primera el pasado miércoles y la segunda el sábado, ha supuesto igualar la contienda directa entre ambos equipos, y actualmente es el Barcelona, con 96 victorias, quien supera al Real Madrid, con 95 triunfos, tras los 242 partidos en los que han cruzado espadas, además de 51 empates. El Barcelona no dominaba desde 1932.

El artículo sigue a continuación

Esta noche se aseguró de darle la vuelta a tan particular duelo contra el Real Madrid, que ha visto cómo el cuadro azulgrana se ha ido apoderando del Santiago Bernabéu, donde el cuadro azulgrana ha logrado ganar 11 veces en los 18 partidos que ha disputado desde el 2 a 6 del año 2009. Es un índice de efectividad espectacular especialmente teniendo en cuenta que los blancos han armado equipos capaces de levantar la Champions League en numerosas ocasiones.

De hecho, el Barcelona es el equipo que más veces ha ganado al Real Madrid en toda la historia y viceversa. Los azulgrana incluso se han convertido también en el primer equipo de toda la historia de LaLiga en ganar cuatro partidos seguidos como visitante al Real Madrid, algo que ya logró el Atlético entre 2013 y 2016.

El Barcelona tiene a Leo Messi. A pesar de que el miércoles los goles los puso Luis Suárez el rosarino venía de actuaciones soberbias, como el 0 a 3 de la temporada pasada o el 2 a 3 de la anterior, el último que disputó Luis Enrique Martínez en el banquillo y quien, a su vez, ya había logrado un 0 a 4 sin contar siquiera con Messi en el once titular, pues volvía de lesión. Su presencia ha movido la realidad y hoy el Real Madrid ya no intimida como antes al Barcelona. Tampoco el sábado el Santiago Bernabéu pudo evitar que el eterno rival reescribiera la historia.

Cerrar