Coutinho da señales de vida en el tramo decisivo

Comentarios()
Getty Images
A pesar de jugar lejos del nivel exigible para el fichaje más caro de la historia del Barça ha estado a buen nivel ante Atlético y Manchester United.


ANÁLISIS

Philippe Coutinho sigue ahí. El brasileño ha recuperado su sitio en el once titular a raíz de la lesión y la posterior recaída de Ousmane Dembélé y no quiere soltarlo. De hecho, en los dos últimos partidos, trascendentales pensando en las aspiraciones del cuadro azulgrana en el tramo decisivo de la temporada, Coutinho ha pedido el balón y la responsabilidad que se le debe exigir al jugador más caro de la historia del Barcelona. Porque año y medio después de su llegada ya no hay adaptación en la que pueda parapetarse.

El artículo sigue a continuación

Así lo entiende el mediapunta reciclado a extremo izquierdo. Solo tres jugadores remataron a puerta en Old Trafford y Coutinho fue uno de ellos. Participó activamente en la jugada en la que Luis Suárez forzó el error y el consecuente autogol de Luke Shaw y se mostró como el más preciso de los miembros de ataque a la hora de conectar con los compañeros. Es todavía un bagaje insuficiente para un jugador como él, que llegó como indiscutible estrella tanto del Liverpool como de la selección brasileña pero no acaba de encontrar el sitio.

Probablemente porque el Barcelona le reservaba la posición de interior izquierdo, la de Andrés Iniesta, para un mediapunta con poca comprensión del juego colectivo, más allá de su indiscutible calidad individual. Pero resulta que también ante el Atlético logró brillar en otra victoria tan importante como meritoria. Coutinho no quiere ni oír hablar de la posibilidad de abandonar el Barcelona en verano y a pesar de que hay voces entre la directiva barcelonista que no verían con malos ojos una posible salida que evite que su contización se devalúe todavía más, mantiene su ascendencia a ojos de los compañeros.

Quizá no tanto del cuerpo técnico, que ha optado por Dembélé cuando ambos han estado en igualdad de condiciones últimamente. El francés, completamente imprevisible, marca diferencias en el caos que genera por allí donde pasa. Coutinho, por contra, está aprendiendo a reinventar su remate con la diestra desde el vértice izquierdo del área. Si lo logra a partir del juego habrá conseguido encontrar su sitio en un Barcelona del que sigue siendo titular. Habrá que ver si la semana que viene, en la visita del Manchester United al Camp Nou y con Dembélé plenamente recuperado, mantiene su estatus. El equipo le sigue esperando.

Cerrar