Cómo le fue a Tevez contra River

Comentarios (0)
Carlos Tevez Boca Juniors vs River Plate 2004
Getty Images
El Apache disputó 18 Superclásicos por los puntos, de los cuales ganó cinco y perdió siete. En su último año, empieza a despedirse del Millonario.

La compleja renovación firmada durante los meses de inactividad por la pandemia, aunque nadie se atreva a decirlo expresamente, habría sido la última. Carlos Tevez tiene prácticamente resuelto ponerle fin a su carrera en algún momento del 2021. Por eso, el choque del sábado 2 de enero, después de 14 meses y medio sin un Boca - River, pudo ser uno de los últimos, aunque esté latente la chance de una nueva final por Copa Libertadores muy pronto. Y después de iniciarlo en el banco de suplentes, pensando en el partido de Copa Libertadores del miércoles, entró para encabezar el gol del empate convertido por Villa a cuatro del final, luego de una asistencia magistral suya.

Para el Apache, el Superclásico se resume en una imagen simbólica. Ese aleteo gallinesco, en un estadio Monumental colmado únicamente por hinchas de River (una rareza por esos tiempos) que veían cómo la serie de semifinales se les escapaba entre los dedos a dos minutos del final del partido, es uno de los íconos de aquel Superclásico de la Copa Libertadores 2004. Sin embargo, si se aleja un poco el zoom y se observa el panorama más amplio, aquel gol de Carlitos  -que le valió la expulsión por el festejo, que Héctor Baldassi consideró provocador- es apenas una anécdota que justificó la euforia local por el gol de Cristian Nasuti en la última jugada y que precedió al éxtasis de todo el Xeneize en una serie de penales que tuvo a Roberto Abbondanzieri como héroe. Y, hasta fines de 2016, había sido el  único duelo frente al Millonario en el que el Apache había tenido cierta incidencia en el resultado.

River - Boca, el Superclásico por la Superliga: formaciones, fecha, horario y cómo verlo por TV o streaming

El 11 de diciembre de ese año -antes de que viajara a China para sumarse al Shanghai Shenhua- el Apache había brillado en el Superclásico: con dos goles suyos, el Xeneize dio vuelta un partido que venía complicado y terminó festejando el triunfo 4-2 que lo llevó a la punta de la Superliga.

Sin embargo, esa gran imagen que había dejado Tevez estuvo muy lejos de la que exhibió en los dos primeros duelos contra el rival de toda la vida que disputó en este 2018: Tevez había quedado en deuda en la derrota 2-0 en la Supercopa Argentina y, por la Superliga, desaprovechó la chance que le dio Guillermo Barros Schelotto para ser titular. Ausente, inconexo e impreciso, el capitán azul y oro pasó prácticamente inadvertido por La Bombonera, salvo por un remate que dio en la mano de Leonardo Ponzio y pudo haber sido penal. Pero el destino le dio una chance más, ni más ni menos que en la final de la Libertadores: entró desde el banco y generó una chance clarísima de gol que Benedetto desaprovechó. De cara a la revancha, jugada casi un mes después en Madrid, todavía resuenan las críticas hacia el Mellizo, quien lo mandó a la cancha a los 110 minutos, inmediatamente después del gol de Juanfer Quintero. La heroica no llegó y el final de la historia es por todos conocido.

Ya con Alfaro en el banco, el certamen continental volvió a enfrentarlos un año después, pero en semifinales. Para Lechuga, el delantero no debió ser titular en la ida y lo dejó en el banco, para que ingrese a los 10 del segundo tiempo, con el encuentro 0-1. Intentó reparar el error para la revancha y estuvo desde el inicio, pero tampoco pudo dar vuelta la llave y vio festejar a River de nuevo, esta vez en La Bombonera.

En total, Carlitos disputó 18 encuentros por los puntos contra el conjunto de Núñez con la azul y oro: once por el torneo local, los dos de la serie copera de 2004, el de la Supercopa Argentina, los dos de la final de la Copa Libertadores 2018 y los dos restantes del certamen sudamericano de 2019. A nivel personal convirtió tres goles (Libertadores 2004 y los dos del Campeonato 2016-17), en tanto que sumó dos rojas directas: a la tarjeta que vio por el festejo de ese solitario grito en el Antonio Liberti, se le suma la expulsión por darle una dura patada de atrás a Horacio Ameli en la derrota 1-0 del Clausura 2004, en La Bombonera. El historial, en tanto, aún lo tiene en desventaja; ganó cinco, perdió siete y empató seis. Y si se agregan los amistosos de verano, el balance es aún peor: jugó cuatro y en todos el conjunto de la Ribera cayó derrotado.

Cómo está el historial entre Boca y River

Casualmente fue un Superclásico el que le abrió la puerta a Tevez para empezar a tener continuidad en la Primera de Boca, pero no por su buena actuación. De hecho, ni siquiera jugó ese partido: tras el 0-3 del Apertura 2002 en el Alberto J. Armando, Oscar Tabárez decidió empezar a guardar a los titulares para la Libertadores y, una fecha después de aquel partido, el punta fue titular en el 1-0 frente a Lanús, en el que sería su segundo encuentro oficial en el club. A partir de ahí, nunca más saldría de la consideración del entrenador.

Su primer Superclásico en la cancha fue un torneo después, en el Clausura 2002: fue titular en el triunfo 2-1 en Núñez con un doblete de Marcelo Delgado y salió reemplazado a 15 minutos del final. En el 2-2 del Clausura 2003 también jugaría de entrada, pero tuvo un desempeño muy flojo y salió en el entretiempo para que ingrese Raúl Estévez, cuando el partido estaba 2-0 para el Millonario. En el complemento llegaría el show de Guillermo Barros Schelotto , que empató la historia con dos goles y terminó de meterse para siempre en el corazón de los hinchas.

En el cruce del torneo siguiente, el Apertura 2003 , no pudo jugar: la fecha previa al gran duelo, en el partido contra Independiente, el Apache sufrió una lesión en la rodilla por una patada de Félix Benito y recién pudo volver a jugar en la final Intercontinental contra Milan, un mes y medio después del encuentro contra el Rojo. Luego llegaría el 0-1 del Clausura 2004 en el que fue expulsado y los dos encuentros de la Copa: victoria 1-0 en casa, derrota 2-1 en Núñez y clasificación por penales. Antes de irse a Brasil y comenzar su periplo por el mundo, Carlitos tendría un partido más frente a River, en el que las cosas tampoco le resultaron bien: fue derrota 2-0 en el Monumental por el Apertura 2004, en un partido en el que el rival fue ampliamente superior.

Carlos Tevez Matías Kranevitter River Plate Boca Juniors Primera Division 13092015

Si bien volvió a enfrentarse a River en el 2006, cuando jugaba para Corinthians y se cruzaron en los octavos de final de la Copa Libertadores, con sendos triunfos del club de Núñez, tuvieron que pasar once años, más precisamente luego de su regreso en el 2015, para jugar un Superclásico. Y si bien Boca ganó 1-0 en un partido que le permitió empezar a encaminarse rumbo al título, el ídolo no tuvo una actuación destacada. Incluso, en la jugada del gol de Nicolás Lodeiro, la pelota le cayó al uruguayo luego de que el Apache fallara un mano a mano ante Marcelo Barovero. Una vez que finalizó el encuentro, Carlitos aseguró; "Volvió todo a la normalidad".

En marzo y abril de 2016, antes del 4-2 en el que Carlitos tuvo su mejor actuación de siempre contra el Millonario, el Xeneize y el conjunto de Núñez habían protagonizado dos pobres 0 a 0, en los que el delantero no había salido de la chatura media. Aislado del equipo, quedó en evidencia su mal estado físico de ese momento.

En su nuevo regreso a Boca, El Apache disputó los dos encuentros de la final de la Copa Libertadores 2018. En la ida, en La Bombonera, ingresó a los 28 minutos del segundo tiempo en reemplazo de Villa con el partido ya 2-2 y en la vuelta, en Madrid, ingresó a los 21 minutos de la prórroga en lugar de Buffarini. Ahora, en el Monumental, tendrá una nueva oportunidad para achicar la diferencia. Y en el 2019, en la igualdad sin goles de la Superliga 2019-20 antes de la serie internacional de semifinales, había ingresado a los 30 del segundo tiempo en lugar de Mac Allister.

Cerrar